miércoles, 22 de abril de 2009

El camino de jacarandas

"Hada en la Ventana"/ Pastel sobre papel/ 80 x 50 cm

Giró su mirada, descubriendo a su derecha esta ventana que se abría a un camino bordeado de infinitas jacarandas en flor. Su mirada siguió aquel camino que se curveaba más adelante, bañado de un tapiz de luces y sombras que lo invitaban a recorrerlo.

Sobre el alféizar, un libro y una pamela veraniega... ¿y esa luz? De momento, no supo si era pura luz o una presencia que aleteaba ante sus ojos. Se dedicó a contemplar la escena un buen rato, dejándose seducir por el conjunto de suaves tonos pastel.

24 comentarios:

Ico dijo...

como un escritor ya conocido, del que conocemos sus guiños, sabemos que la pamela y el libro eres tú...y que la historia que cuenta puede ser verdad...y que lo más turbador puede ser convertido en real.

estherpino dijo...

Me encanta ese alfeizar sobre el que descansa el libro y la pamela, como con vida propia, observando el paisaje, esas jacarandas en flor.
La luz...yo tampoco sé lo que es, parece un juego de luz, al cambiar la vista de la sombra interior al sol del camino, pero a la vez tiene forma, casi como de niña alada...
¿Seguro que no estabas contemplando la escena desde dentro y desde fuera a la vez?
Los colores, preciosos, relajantes.
Un fuerte abrazo.

LIRIO dijo...

Ico:

Me parece increíblemente hermoso lo que dices.

Pero no sólo eso: sino acertado en extremo.¡!

POR SUPUESTO que la pamela y el libro soy yo, pero me sorprende hasta qué punto aciertas en todo lo demás, maga que eres. ¡Qué agudeza!

Y ya que aludes a la historia del cuadro, que claro que la tiene, aqui te la pongo amiga:

Hace tiempo que hice esta pintura, y la dediqué a mi hija. De hecho, ella misma me sirvió de modelo y posó para que yo la convirtiera en esta pequeña, traslúcida y luminosa hadita que está sentada de espaldas sobre el libro. El camino bordeado de jacarandas simbolizaba ese sendero que ella tomaría cuando creciese algún día y se fuera a buscar su propio destino, su vida. Pero aunque ella se fuese en un futuro por ese camino, su espíritu infantil, su mundo colorido y seguro, protegido y soñador, quedaría allí por siempre, en la retaguardia, acompañándola junto con el amor de su madre.

Hoy, ha llegado ese día: mi pequeña niña ya es universitaria, y es una chica linda e independiente. Pero este cuadro cuelga en la pared de su habitación, como recordatorio de todo esto.

Qué grato me resulta, Ico, constatar que una amiga lelana en el espacio, como tú, me pueda seguir y comprender mis locos devaneos de pintora.

¡Gracias! Y un abrazo lila y turquesa hasta tu tierra.

isis de la noche dijo...

Querida amiga...

No solo captas las bellas creciones de la madre naturaleza y las metáforas de las distintas estaciones del camino de la vida... Hoy nos regalas, además, uno de aquellos instantes en que algo de otro mundo cruza el puente invisible que lo une con este...

Son instantes que no siempre se captan. Requieren que nuestra percepción esté afilada y que nuestra sensibilidad no esté opacada por un ego demasiado escurridizo jeje...

Un instante mágico son todos tus cuadros... ¡Qué bello es estar en el momento y en el lugar oportunos, donde ha de abrirse esa puerta que nos lleva a otras realidades!!

Basta alzar la mirada y.. cualquier cosa puede suceder ;) La vida nos trae esos días cuando menos los esperamos ;)

un abrazo inmenso, amiga.. ;)

LIRIO dijo...

Hola, Esther querida:

Pues sí, claro que sí viste bien, es una figura alada de espaldas... pero esta hadita tiene la particularidad de "esconderse", pues al menos la mitad de los espectadores que he conocido no la pueden apreciar a primera vista. Algo mágico tiene, sin duda, y no se refleja en el cristal porque no es del todo "material".

Y por supuesto que estaba contemplando la escena desde dentro y desde fuera a la vez: en lo externo, las jacarandas, el libro, el alféizar (¡cómo me encanta esta palabra, desde siempre!) y la pamela; en cuanto al ámbito interno, mi amor de madre y mi compulsividad por traducirlo a trazos de colores, =, mi tirano interno.

Un placer verte por aqui, como siempre.

Un beso que vuela con vida propia, como mi pamela.

Rayuela dijo...

Vi la pintura y suspiré! Allí estaba un poco de mi infancia: la ventana abierta al camino, los jacarandaes,el libro, el hada para hablar conmigo!
Después de haber leído la historia de este cuadro, digo lo mismo que había pensado en el impacto inicial...pintaste este cuadro para mí, cuando era niña, como maga que sos.
Y agrego...me resultó maravillosa la historia de tu pintura, y es tan hermoso que tu hija la tenga en su cuarto!

Un gran beso, siempre acompañando al peregrino que anda tus amorosos caminos!

LIRIO dijo...

Amiga Isis, de la Noche y de todas las horas del Día:

Es un regalo escuchar tus palabras. Como siempre, denotan conocimiento profundo de la vida, madurez y también comprensión hacia mi persona y mi quehacer.

Gracias.

Y qué gustazo saber que cuando cruzas mis Umbrales pasas a otra realidad. Pues en esencia, de eso se trata amiga.

Besos desde esta ventana.

LIRIO dijo...

Rayuela.

No te puedes imaginar la dimensión de mi alegría cuando leo lo que acabas de escribir. Que te haya llevado a evocar tu infancia, con aquéllas sensaciones de inocencia, esperanza, horizontes infinitos y todo de colores pastel...

Eso éramos cuando niñ@s: un libro abierto aún por escribir y un ramo de puras esperanzas florecientes.

Mi peregrino y yo nos sentimos felices de que nos acompañes. Gracias amiga.

Un beso con polvito de hadas para ti.

(Le mostraré a mi hija Anaïs estos comentarios, y seguro quedará conmovida.)

Rayuela dijo...

Volví a ver nuevamente tu pintura, y me desarmo de ternura al leer lo que me escribiste.
Besos con casa y camino, para vos y para tu hija Anaïs!

Minerva dijo...

HOLA!

Que bueno que vine a visitarte, tus pinturas son realmente hermosas, yo quería se pintora, quería dedicarle toda mi vida a esta pasión que me llenó desde niña...

Pero otros planes tenía para mí la vida, pero admiro a los que hacen de la pintura parte total de su vida.

Tu blog es lindo, estalleno de cosas bellas, espero poder seguir viniendo...

SALUDOS!

LIRIO dijo...

Rayuela...
Hola otra vez:
Nunca había escuchado eso de "besos con casa y camino". Gracias, suena divino...
¿Es típico de la Argentina?

Qué bonita es la hospitalidad, así sea virtual.

Chao

LIRIO dijo...

Minerva, la del nombre de diosa romana...

Seas muy bienvenida a estos Umbrales. Celebro te haya agradado tu visita.
Sólo te digo esto: si la pasión de la pintura te habita, no podrás escapar para siempre de ella. Verás como alguna vez llegarás a ello. Sea como sea, te deseo éxito en lo que sea que emprendas.

Siempre podrás volver a este rincón, aqui te espero. Y espero que alguna vez hablemos de sueños (muy pronto, creo).

Besos a ti y a mi patria chica que adoro, Puebla.

Azul dijo...

Liz, amiga, tiernamente vivirá en ti por siempre, esa hadita niña que seguro fuiste y sigues siendo.

Deseo se encuentren por uno de esos bosques y jardines magicos que pintas, la esencia de la pequeña en ti, y mi niña interna, para que dén un alegre paseo.

Hermoso, como todo lo que tu pincel crea.

Un abrazo encantado :)

LIRIO dijo...

Azul amiga...

Gracias.
Es verdad lo que dices: también reflejé en este cuadro a la niña interna que llevo conmigo, y a la cual espero no perder nunca.

Realmente, sería padrísimo encontrarnos un día, encarnadas como hadas, en alguno de esos parajes y dar un alegre paseo juntas, revoloteando y jugando libres de los pesos que impone la edad adulta. ¿Te imaginas?

Y por qué no. En el ámbito del realismo mágico, todo es posible afortunadamente.

Mientras tanto, un beso desde este umbral al mundo encantado de la infancia.

Antonio Castellón dijo...

¿Ves, amiga? Aquí es donde surge la limitación del lenguaje, porque para comentar tu cuadro con justicia debería escribir todo un cuento a la manera de Hoffmann, como Der Goldene Topf.
O ser un poeta Zen y escribir un haiku que reflejara ese mágico instante que se respira en tu cuadro.
"Precioso, encantador y mágico", son adjetivos que se quedan cortos para expresar la atmósfera de tu pintura.
Sólo decir que, con tu tácito permiso, me he deslizado a través de la ventana, con cuidado de no molestar al hada que ensoñaba sobre el libro, y he echado a andar por el camino de jacarandas...

Todo tu cuadro es pura magia, amiga Liz. Fíjate que aunque no hubieras pintado al hadita translúcida en el alféizar, la hubiéramos "visto" igualmente, la hubiéramos adivinado, así como a otras diminutas que se posan sobre las jacarandas.

Gracias por este maravilloso regalo, Liz, por esta ventana de luces y sueños que brilla en la penumbra.

Un gran abrazo.

LIRIO dijo...

Antonio, amigo lunar.

¿qué encontraste en el camino de jacarandas?

Lástima que no escribas ese cuento, pues me fascinaría leerlo. Dime, ¿no hallaste una alfombra de colores lavanda y violeta a tus pies? Aqui en mi país, se llenan los pisos de pétalos (siempre pienso en Monet cuando los veo así).

¿Tampoco un haiku?

Bueno, amigo de soñares, de cualquier forma es bellísimo lo que has escrito.

Gracias.

el tuareg dijo...

Gracias, Liz, tu lienzo es muy elogioso con mis sentidos y te lo agradezco.
Si,creo que has intentado mezclar la luz y el color en este cuadro, y sólo puedo decir que lo has logrado,y como siempr ese fondo, esa perspectiva, esa vereda.
Esta pintura es una sensación emotiva que se proyecta a los sentidos, a la piel sin que se la toque, al oido, al olfato y sobre todo, esas mariposas que nadie ha visto pero que todos los enamorados sienten.
Un beso mujer.
Un tuareg siente el cielo al mediodia como si aplastara al horizonte, pero el anochecer ve haciendo el amor a la luz del dia y la oscuridad de la noche.

LIRIO dijo...

Tuareg que mira los cielos en el horizonte azul:
Como siempre, tus palabras tienen un efecto hermoso sobre mi alma. Tienes esa capacidad de hacerme sentir que todo lo que hice tuvo un valor, pues un espíritu sensible como el tuyo lo ve y recoge sensaciones ricas y bellas.

Gracias, muchas gracias por volar hasta este umbral y dejar aqui tu impronta.

benigno69 dijo...

Bellas, bellisimas letras.
Las imagenes son idilicas.
Parecen sacadas de tus sueños.
Me ha recordado a mi poema de la ventana.
Pero yo nombraba el alma, ignorando la plenitud que la rodea.

LIRIO dijo...

Hola, Benigno, amigo:

Gracias por asomarte a esta ventanita mía.

¿Dices que mis imágenes parecen sacadas de sueños? Mmm, creo que hay algo de eso, sin duda. No te podría asegurar de dónde vienen mis inspiraciones, si me las dicta el sueño, las musas, algún duende o qué; el caso es que las visualizo en mi mente y después procedo a plasmarlas.

¿Cuál es tu poema de la ventana? Ahora no lo recuerdo. Me encantaría que me lo contaras.

Un beso de jacaranda para ti

LeeTamargo dijo...

...Un libro en la repisa de la ventana, aventurando el camino; no puede haber mejor proyecto... SALUDO, LIZ:
LeeTamargo.-

LIRIO dijo...

Hola, Lee.

¡Pues das en el clavo!
Tus palabras me hacen recordar un proyecto pendiente que tengo, y es ESCRIBIR UN LIBRO. ¡Sí! Tengo ya ciertos avances, pero no me he animado a entrarle de lleno.

Ojalá me motive a hacerlo este comentario tuyo...
Saludos

Alejo Urdaneta dijo...

Yo veo en tu cuadro en pastel: Camino de jacarandás el ectoplasma de tu espíritu crativo. Ese fantasma pretende quedarse con tu sombre y todo tu arte, para duplicar desde que sea el dueño la maravilla de tu obra.
Besos y no le des todo al fantasma de tu ventana.
Besos. Alejo.

LIRIO dijo...

Gracias,mi buen Alejo, por tu aprecio y tus consejos.
Te prometo seguirlos, y te mando un abrazo de colores pastel.