sábado, 2 de mayo de 2009

Un Bosque

"Camino a Los Venaditos"/ Acuarela sobre Papel Fabriano/ 50 x 70 cm

Vio entonces que había una salida. Y decidió encaminarse hacia allí. Era un sendero que lo invitaba a internarse en él, un lugar aparentemente solitario, pero se escuchaban agradables sonidos con ecos. ¿Serían tal vez cantos de jilgueros y zenzontles?

24 comentarios:

mardelibertad dijo...

Bonita pintura acompañada de unas entrañables palabras.
Besos

Rayuela dijo...

Fresco sendero sombreado,me internaré también; veo colores lilas en el corazón del camino. Y escucho el canto de los pájaros, el aleteo de las hojas de los árboles,y los ecos de las voces que transcurrieron antes...Antes de caminar me acerco al árbol de la derecha,es una esbelta mujer que se estira y abraza el cielo...Y ahora seguiré el camino.


Hermosa pintura, hermosas palabras.
Un gran beso, siempre en camino...

Rayuela dijo...

Regreso desde el sendero para pararme en el "Umbral 2". Confieso:la tinta china sobre papel me fascina.

Más besos.

cristal00k dijo...

Me gustan tus azules. Tu ventana mágica da ganas de sentarse a su vera y esperar a Hansel y Gretel, que aparecerán en cualquier momento.
Pero tu paleta en technicolor es muy rica en sensaciones, amiga Lirio.
Hay un punto de misterio en tu camino que "engancha" como en casi todo lo que te he visto hasta ahora. Tienes sello propio y eso es difícil.
Un abrazo.

Ico dijo...

hermosa acuarela... dan ganas de entrar ahí en medio de ese frondoso paisaje...

LIRIO dijo...

Gracias, MardeLibertad.
Por tu visita, por tus palabras y por el aprecio que muestras hacia mi quehacer.

Te seguiré esperando por estos umbrales y caminos, amiga.

Un beso

LIRIO dijo...

Amiga Rayuela:

Es precioso leerte. Y en especial, cuando describes mis escenas tan aguda y prolíficamente. Me alegra saber que percibiste todo eso en esta acuarela. "Ecos de las voces que transcurrieron antes...", ¡qué linda expresión! Y sí, creo que sí, eso es lo que el peregrino cree escuchar en estos momentos, dentro de este bosque encantado, conforme va pisando sobre la hojarasca.

Qué bonita es la empatía.

Gracias por hollar conmigo estos senderos.

LIRIO dijo...

Silvia:

Con respecto al Umbral 2, te contaré esto: es la fachada de una ilustre casa que está en el sur de la Ciudad de México, en lo que fuera el pueblo de Tlalpan pero que ahora es un barrio más que el coloso urbano se ha tragado... Se llama "La Casa Chata" porque el portón corta la esquina, y fue construída en el siglo XVII.
En este añoso edificio trabajé varios años, cuando ejercía mi labor como antropóloga social. Quise hacerle este estudio a la tinta china como un peqieño homenaje a aquellos años.
Qué bueno que te haya gustado, amiga, tan humilde como aparece ella, pequeña y lateral, dentro de mi Blog.
Un abrazo esculpido en cantera, para ti

LIRIO dijo...

Cristalook:

Gracias por tan extenso comentario.
Me emociona que mis lienzos te inviten a entrar en el mundo de los cuentos; claro que no sería extraño que apareciesen por ahí Hänsel y Gretel, los elfos o cualquier personaje del mundo de la fantasía. Pronto verás a algunos de ellos, cuando vurlvas por acá.

Con respecto a los colores, habrás observado que aunque los azules a veces me sobrevienen sin remedio, también me gusta explorar otras gamas. Cada momento, cada tema, cada estado de ánimo, me piden otros tonos.
En esta ocasión me atrajo la armonía de marrones y verdes, con sus variantes, para representar lo más fielmente posible este Camino a Los Venaditos, que asi se llama, y que conduce,en tiempo de lluvias, a una preciosa cascada. (Esta también la pinté ya, y se las mostraré un día de estos, si gustan).

Me fascina que encuentres un punto de misterio en mis cuadros, ¿sabes? Es una de las cosas que siempre persigo como pintora.

Un beso cariñoso.

LIRIO dijo...

Bienvenida, Ico

Si tienes ganas de entrar, pues ¡adelante! Quizás encuentres cosas interesantes o al menos te relajes de las presiones cotidianas.

Un gran abrazo

Mónica López Bordón dijo...

Hola liz,

te he dejado un regalo en mi blog. Espero que te guste.

un beso grande
Mónica

Azul dijo...

"Vio entonces que había una salida"

Liz, dan pinceladas de esperanza a cualquier alma tus colores, luces, tus umbrales así como también tus letras.

Al observarle te percibo como el hada que medio escondida, nos invita a adentrarnos por el camino a pasear de entre los tonos de la naturaleza y la esencia de la luz.

Que bonito amiga!

Un abrazo y un gracias por regalarnos momentos tan lindos ')

LIRIO dijo...

Gracias, Mónica.

Por dos cosas: por venir a pasearte por estos caminos, y por compartir ese Premio tan simbólico.

Nos seguiremos viendo en esta "aldea global" o, mejor dicho, "blogal".

LIRIO dijo...

Azul:

¿Dices que son bonitos mis umbrales, y que te agradan los tonos de la luz y los momentos pasados en su contemplación?
Pues yo te digo que tus palabras son lo mismo, bellas y esperanzadoras, suaves y tranquilizadoras. Parecen proceder de algún hada del bosque.

¡Muchas gracias!

Un beso amiga

estherpino dijo...

Me gusta muchísimo cómo los colores se van suavizando al alejarse, la armonía del conjunto. No es un bosque umbrío, sino uno por el que me gustaría pasear a la caída de la tarde para disfrutar los marrones, verdes, y amarillos.¡Precioso conjunto!
Un abrazo.

LIRIO dijo...

¡Ah, Esther!

Y si te pudiera describir los aromas entre de hierba y frutas (es un árbol de guayaba el de la derecha), los sonidos reverberantes de los cantos der las aves, que se crean por los abruptos y verticales cerros que están detrás,
o el ruido de tus propios paso sobre la hojarasca, seguro que tu paseo sería precioso!

Gracias por llegar hasta este umbral.

Un abrazo "reverberante"

isis de la noche dijo...

Hola amiga querida..

Me ha parecido un bosque de cuento.. un bosque lleno de magia, una puerta hacia un mundo de luz y de color...

No digo más.. porque me siento como niña con tanto color... los caminos que se intuyen me invitan siempre a recorrerlos y esta no es la excepción... quiero ir corriendo, mirando los mundos que conforman ese sendero de matices luminosos...

Este cuadro me emociona mucho... de verdad que quiero entrar en él y comenzar a saltar, pero no soy yo como me veo hoy, sino que al entrar en el cuadro soy una niña.. como una Alicia que ha encontrado un país de maravillas al que quiere entrar, por el que quiere correr... quiero correr por ese bosque!!!!!! No puedo contener la emoción ;)

me voy, siendo una niña hoy ;)

besos!!!!!

LIRIO dijo...

¡Qué bonito, Isis!

Es precioso que tengamos la facultad de viajar con nuestra imaginación en el tiempo y el espacio. Leerte me ha contagiado alegría, y se cierra un círculo sutil entre pintora y espectadora, que gracias a estas modernas tecnologías podemos compartir casi al instante.

Magia pura.

Nos "vemos" muy pronto, amiga del alma, si no es en este bosquecillo, será en cualquier otro lugar que cree nuestra fantasía.

Un beso con matices luminosos

El tuareg dijo...

Que pintura tan preciosa, que cantidad de cosas nos hace ensoñar, de vez en cuando , por suerte pocas veces, uno ve lo que quiere ver, oye lo que quiere oir y siente en los otros lo que quiere sentir, pero tambien de vez en cuando, hay gente, buena, dulce y delicada, que te enseña a ver, a oir, a sentir, no lo que no que no querias ver, pero si otras formas maravillosas de sentir, de ver y de querer.
Asi es tu pintura, es una enseñanza , es un pasear , es un querer. Cada uno ve lo que quier, y siente lo que siente. Por eso el arte es sentir y no puede haber dogmas sobre lo que hay que sentir al ve una bella obra de arte.
Un beso mujer.
Un tuaerg sabe que hay muchos mundos pero todos en este y de igual forma hay muchas formas de querer, de amar, y no sólamente la que tu sientes.

LIRIO dijo...

Tuareg lindo:

Me encanta saber que mi pintura te conduzca a ver y a sentir y a ensoñar cosas tan bonitas.
Y sobre todo, me encanta que tengas la delicadeza de venir a pisar este mundo de hojarasca y me dejes aqui estas tus preciosas palabras.

Gracias por toda tu sensibilidad y gentileza.

Te dejo un beso, dulce y delicado, mientras paseas por rste caminito.

Antonio Castellón dijo...

Hola, Liz, amiga de ensueños.
Vengo de darme un paseo por tu sendero mágico y he llegado casi hasta la cascada..., pero me ha entretenido un venadito en el camino. Hemos estado conversando y ha sido muy agradable. Bambi, me ha dicho que se llama, o algo así.
Volveré otra vez, para hablar con los árboles y las flores y ver por fin la cascada. Aunque aún no han venido las lluvias, seguro que el panorama es hermoso.

Gracias, Lirio, por esta ventana de sueño, por este "saber ver" la magia allí donde se encuentra... Para eso hay que tener una mirada "mágica", y la tuya lo es, sin duda.
Y además tu mano de artista maestra, que sabe plasmar y transmitir esa magia.

Un abrazo de Antonio, el zenzontle.

LIRIO dijo...

Antonio:

Qué bien que tu zenzontle, el de los 20 cantos, haya recuperado su voz. Hacía falta.
Y que hayas entrado a acompañarnos en este caminito, entre hojas, plantitas de todo tipo, sonidos de aves, luces y áreas sombreadas...

Ya te he ducho alguna vez que eres un visionario, ¿recuerdas? Pues lo acabas de demostrar una vez más, porque en efecto, más allá del follaje, encontrará el peregrino una cascada. No sé cómo lo adivinas. Lo que pasa es que antes de llegar allí, encontrará alguno que otro personaje más (creo).

No me extraña que te hayas cruzado con un venado. Este paraje se llama asi, Camino a Los Venaditos, porque hay unas como pinturas rupestres enormes que tienen justamente esa forma. Pero no son pinturas rupestres, sino formaciones naturales increíbles que allá hay sobre un acantilado. Puede ser que sí fuera Bambi, como dices, pero me parece más probable que se tratara de su "primo" mexicano, que tiene un nombre náhuatl y se llama Mazatl.

Te envío por el aire besos de hojarasca. Y espero volvernos a encontrar muy pronto, en cualquier recodo.

kaoskaos dijo...

Querida Liz, me gusta tu Bosque lleno de misterio. Mis ojos están acostumbrados al azul del mar y el cielo, pero siempre que me paseo por tus cuadro siento el calor de esos tonos misteriosos y acogedores, me gustaría sentir el blando lecho de las hojas, escuchar el crujir de mis pasos y adentrarme en esa sinfonía de rojos, amarillos, naranjas y ocres, oír el canto de esos pajaros de nombres exóticos y toparme con el hada de mis cuentos infantiles. Gracias amiga por traer a mi mente los delirios de mi niñez y regalarme un sueño. Un beso

LIRIO dijo...

Kaoskaos:

¡Cuánto tiempo sin saber de ti, amiga y colega! Me has dado un gusto grande al venir aqui de visita, y regalarme tu hermoso comentario.
Ahhh, tú que vives a la orilla del mar y que ves transcurrir tus días entre azules, haces bien en internarte momentáneamente en un bosquecillo distinto a tu cotidianeidad y refrescarte con todo esto que mencionas.

A mi, me haces feliz con dejarte libre y "entrar" en mi imagen. Si no, ¿para qué pintamos los pintores?

Pasa, entra y quédate deambulando cuanto quieras. Detrás de esas ramas y bambúes, hay seres que saldrán a tu encuentro. Los verás cuando vuelvas por aqui...

Un beso muy grande hasta Ceuta, que debe ser bellísimo.