viernes, 21 de enero de 2011

El Nuevo Camino

"Senderos"/ Pastel/ 50 x 60 cm

Ya comenzamos a hollar caminos en este nuevo año, peregrinos que somos de la vida.
Siempre hay un sendero ante nosotros... o a veces hay más de uno, y en ese caso es menester elegir. ¿Cuál será el correcto? ¡El que nos dicte nuestro corazón!

Este pensamiento me conduce irremediablemente a Robert Frost, el gran poeta norteamericano. Porque lo más fácil es tomar el camino pre-fijado y convencional, el conocido, el que todos -incluso uno mismo- esperan. Pero hay momentos en que debemos ser audaces y emprender el difícil, el que no ofrece seguridad aparentemente.

Yo lo hice un día, hace tiempo,... y jamás me he arrepentido.


"Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
y apenado por no poder tomar los dos,
siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
mirando uno de ellos tan lejos como pude,
hasta donde se perdía en la espesura.

Entonces tomé el otro, impulsivamente,
e hice quizás la elección acertada,
aunque era tupido y se percibía menos trillado;
en cuanto a lo que vi allí
hubiera elegido cualquiera de los dos.

Y ambos esa mañana se presentaban ante mí igualmente,
¡Oh, guardé aquel primero para otro día!
Aun sabiendo el modo en que las cosas seguirían adelante,
dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
de aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
yo tomé el menos transitado,
y eso hizo toda la diferencia."

(Creo menester transcribir la versión original, en inglés, ya que en poesía es casi imposible lograr una perfecta traducción. Además, es porque en inglés tiene una musicalidad preciosa:

"Two roads diverged in a yellow wood,
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth;

Then took the other, as just as fair,
And having perhaps the better claim,
Because it was grassy and wanted wear;
Though as for that the passing there
Had worn them really about the same,

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I-
I took the one less traveled by,
And that has made all the difference.")

14 comentarios:

isis de la noche dijo...

¡Qué hermoso sendero!

Un gusto encontrarte en este pregrinar, querida Liz ;)

besos!!!!

Eli dijo...

Veo la silueta danzante de Adán durmiendo, barro en fuga, mientras su costilla inmóvil, yergue al horizonte en todo su esplendor. El humus anfibio siempre supera la llama que su espera concreta. Logras detener al instante Liz querida e impulsar su frágil embalse, hasta desatarle. Tu lienzo es suma de existencia. Un abrazo de nube a mar.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Fuiste valiente, y la audacia y valentía, siempre, siempre se premia :-) Me alegro un mucho por tí...y un poquito por mí, porque al haber elegido ese camino, nos encontramos en él y en él nos conocimos :-)))

LIRIO dijo...

Sabes bien, amiga Isis, que el gusto es mutuo.
Te conocí a través de Antonio H Martín, hace ya un buen rato, y siempre me llamó la atención tu sensibilidad y claridad de expresión.
Gracias por caminar cerca de mi en estos senderos de la Vida.
Un abrazo sincero, hasta el corazón de Ecuador

LIRIO dijo...

Eli preciosa:
¿Todo eso ves? Eres sin duda una visionaria, con dotes más allá de los ordinarios. ¡Yo no había visto eso que tus ojos miran! A pesar de que lo pinté con mis propias manos...

Gracias por tu presencia, por tu calidad, por tu poesía infinita.
Y recibe otro abrazo cariñoso, de mar a nube (como tú dirías).

LIRIO dijo...

Malvada Bruja del Norte:
Qué buena onda habernos conocido. Sigamos, pues, hollando estos caminos un poco "salvajes", los que están habitados por hierbas y matorrales que claman pos ser recorridos.

Continuemos ejerciendo nuestra valentía de mujeres y artistas.

Un beso

Antonio H. Martín dijo...

¿Sabes, amiga Liz? Esta entrada tuya me viene como anillo al dedo, en este momento de elección...
¡Gracias!
Por supuesto que me adentraré en ese otro sendero, porque a pesar de la maleza, se adivinan rincones y destellos.
Seguir un camino con corazón, eso es lo importante, lo valioso.

Un abrazo, Liz.

LIRIO dijo...

Gracias, Antonio, por tu agradable visita.
Hay quien declara que la vida es un interminable proceso de elecciones... y es verdad. Debemos optar muchas veces por cuestiones excluyentes entre sí, y ahí está el arte.
Un camino con corazón, como diría nuestro viejo amigo Don Juan Matus, es la opción correcta.
Te deseo la mejor de las suertes en ese nuevo sendero que has decidido recorrer, mucha luz, claridad y, sobre todo, mucho amor.
Un beso, desde este lado del camino

ROBER dijo...

Su vida personal estuvo plagada de dolor y pérdida. A los 11 años, su padre murió de tuberculosis , dejando a la familia con ocho dólares. Su madre murió de cáncer en 1900. En 1920, Frost tuvo que comprometer a su hermana menor Jeanie a un hospital psiquiátrico, donde murió nueve años más tarde. Las enfermedades mentales corrían en la familia, sufrían de depresión , y su hija Irma se había comprometido a un hospital psiquiátrico en 1947. La esposa de Frost, Elinor, también experimentó episodios de depresión.
Se sus seis hijos, uno murió de cólera ), su nieta se suicidó y así prosiguió una cadena de muertes trágicas. Sólo Lesley e Irma sobrevivido a su padre. Ël y su esposa tenían también problemas de corazón.
A veces la tragedia se empecina en una familia. No obstante, sus versos, su poesía, tienen un gran contenido humano y sabio.
El poema que habla de los dos caminos, es tan cierto como que a cada paso que damos elegimos uno u otro.
Un saludo amiga, y gracias por tu post tan interesante,
roberto

LIRIO dijo...

Hola, Rober.
Qué barbaridad, no sabía cuántas calamidades habían rodeado la vida de este gran escritor. Te agradezco muchísimo tu apostación, no te imaginas cuánto... Me hace ver con otros ojos el poema, y ahora lo considero aún más meritorio de parte de Frost el haberlo escsrito.
Un beso, y qué buena onda tu visita por acá, Amigo del Sur.

Rosario dijo...

Me gusta este sendero de la vida.
Muchas veces me ha pasado que ante mí se presentan dos posibilidades
y... entonces es necesario pararse en la curva del sendero y Pensar...
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

Rayuela dijo...

elegimos el mismo camino.

gracias por tu bello sendero, y por la poesía de Frost.

mil besos*

LIRIO dijo...

Rosario:

Así es la vida... una constante invitación a elegir entere dos o más caminos. De nuestras elecciones dependen muchas cosas, entre otras, la felicidad. Y cuando nos guía el sentimiento, especialmente el amor, el resultado es casi siempre un éxito.
Un abrazo, amiga.

LIRIO dijo...

Gracias, Rayuela!
Gracias a nuestra elección común, nos hemos conocido y conservado este bello nexo.
¡Feliz Día de la Amistad!
Un beso