domingo, 22 de noviembre de 2009

Otro Camino


"Una Tarde en la Campiña"/ Pastel sobre papel Ingres/75 x 57 cm

Hoy, al Peregrino le entraron unas repentinas ganas de salir a la campiña.
Han sido días muy intensos socialmente, y ahora requiere de un poquito de soledad y silencio.
Es domingo, y por tanto está libre de las presiones cotidianas. Ahhh, siempre ha sentido que los domingos hay algo especial en el aire, cierta ligereza, cierta sensación de libertad.

Sin saber con precisión hacia dónde se iba a dirigir, se encaminó hacia el sur. Salió porla Calle de Meztitla y, sin darse cuenta, al cabo de un rato sus pasos lo habían llevado a este paraje, que siempre había amado. Era un día soleado, pero la presencia de ciertas nubes daban un agradable juego a los trazos del cielo azul.

Iba pensando muchas cosas: todo lo sucedido recientemente en la familia, en el trabajo, en su país... Pero ahora lo que más se le antojaba era olvidarse de todo.
Quería deambular sin rumbo y sin propósito alguno.

Y siguió andando tranquilamente, dejando atrás todo lo demás.

28 comentarios:

mardelibertad dijo...

Mejor dejar atras lo que no puede volver.
Bonita imagen con su color
Besos

Leo dijo...

Es bonito caminar sin rumbo fijo, sin pensar quien eres ni a donde vas, fijándote en los pequeños detalles que, no ves cuando deprisa caminas pensando en lo que tienes que hacer.

En general me gustan las pinturas y las tuyas son muy buenas a mis humildes ojos; cuando hecho el ojo a algo y digo: Me gusta, resulta bueno de verdad.


Abrazos, buena semana
Leonor

LIRIO dijo...

Hola, Mar de Libertad.

Hacía tiempo que no te veiamos por acá... qué gusto que hayas decidido venir ahora, aprovechando un rato distendido y tranquilo que evoca este cuadro.

Pero lo mejor es lo que dices: "Mejor dejar atrás lo que no ha de volver". ¡Qué sabiduría se esconde en tus palabras! Tienes toda la razón, amiga. ¿Para qué seguir esperando inútilmente lo que ha terminado? Mejor poner un punto final, y mirar a otro lado.

Un beso

LIRIO dijo...

Hola, Leo.

Me produce mucha alegría leer esto que comentas. Muchas gracias, de verdad.

Puedo observar que tienes una filosofía muy buena de la vida, basada seguramente en la experiencia.
Es un encasnto compartir con almas afines como tú.

Un saludo cariñoso, y hasta pronto

Poiésis dijo...

Las nubes completan el follaje del árbol, otoños distintos, atizando con sus oscuridades al faro. Árbol adentro, se aligera el paso, desprendiéndose del estrecho barro. Mundo y trasmundo conectados, por sentidos inexplorados. Nubes posadas entre abismos, dibujan montes lejanos, ocupados por una misma memoria...

LIRIO dijo...

Poiésis:

Leerte, es como dejarse llevar por la brisa, a ámbitos desconocidos pero siempre agradables.
¡Ay! ¡Lo que es ser Poeta! Tú tienes ese don, y es un deleite que lo compartas con nosotros.
Mis cuadros y yo quedamos agradecidos, pues es como si tus letras los animaran.

Mil besos

Malvada Bruja del Norte dijo...

¿Sabes? Parece el primer capítulo de una novela. Me has recordado a García Márquez.
Y sin embargo tu pastel a una campiña inglesa :-)) Curiosa asociación ¿no?

Un besote Liz!

Antonio Castellón dijo...

Ay, Liz, esa hermosa campiña...
Ay, esas nubes viajeras...

Es precisamente en la campiña donde pude encontrar la cercanía entre los sueños y la realidad. La campiña nos ofrece dos regalos sin precio: la belleza y el silencio. Y los dos son como puertas que se abren a otra realidad, quizá la auténtica, no sé, pero seguro que la más valiosa.

Gracias, amiga.
Un abrazo.

Rayuela dijo...

Quedar largo tiempo bajo esos árboles que oigo soplar, caminar sin apuro ese camino de tierra, bañarse con ese haz de luz que entra y se hace trino...
Sigo al Peregrino por entre esos suaves colores.

Mil besos,amiga!*

magaoliveira dijo...

Mi querida, mi querida, los pequeños detalles que tú regalas hacen de la vida de los demás una acuarela de poesía.

Te quiero amiga, muchas gracias por tu paciencia para conmigo y todo todo tu cariño.

Alejo Urdaneta dijo...

Liz nos trae hoy un hermoso cuadro en pastel que muestra una escena campestre en día de sosiego y silencio.
Todos los humanos tenemos esa percepción de la calma del campo: silencio y sosiego, y es porque sólo en lo callado es posible escuchar. Una calma como esta nos permite escuchar todo lo que no es absutamente silencioso, toto aquello con que habla el silencio en el sueño, y también nosotros lo oímos como sueños.
En cuento: Cayito, hablé de esta aparente calma de la naturaleza. Dice así:
"En el fondo de la naturaleza ondulan existencias no vistas, se promueven muertes y se mantiene el ritmo de lo vital: el ojo atento del insecto a la caza de su presa, el ansia silenciosa del instinto, apenas quebrantada por el arrullo de los pájaros en el rito amoroso, el zumbido de las abejas que vibran de un lado al otro empujadas por el hambre, la lucha de la vida infinitamente repetida. Y pudiera decir también de los árboles doblegados por las parásitas como medusas colgando, para estrangularlos y extraer su savia."
Bellol cuadro que despierta pensamientos. Nunca hay silencio completo, y a eso se suma el billucioso pensamiento.
Un beso, querida amiga.
Alejo.

LIRIO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LIRIO dijo...

Malvada Bruja Estelar:

Demasiado me halagas, amiga. ¿Cómo que te recordé a García Márquez?!!!

Sólo que te refieras al hecho de que el Peregrino (es decir, cualquiera de nosotros) inicia un paseo en un entorno campestre y acaba, poco a poco, en un viaje interior. (Supongo que está a punto de hacerlo, al traspasar esa especie de "umbral" que constituye el hueco en el tecorral. Así es como se denomina en mi región a esa especie de barda de media altura construída apartir de puras piedras encimadas, sin argamasa alguna).

Lo que definitivamente sí me hace sentir identificada con este gran escritor colombiano es mi gusto por el Realismo Mágico. Gabo lo cultiva con sus maravillosas letras, yo con mis pinceles y trazos al pastel. De todas maneras me has hecho más que feliz al asociarme con él, amiga.

En cuanto a lo de la campiña inglesa, puede que no estés tan errada. Pienso que si Constable hubiera venido alguna vez a América, le habría agradado pintar este paraje. O tal vez Dickens hubiera descrito alguna caminata de NIcholas Nickleby en un lugar así, ¿no crees?

Ah! Y otra cosa: vivité tu blog e intenté dejarte algún comentario allá, pues me agradó el tema de los sueños. Pero la máquina me lo impidió. Caray, a veces estas "Murallas cibernéticas" son mucho más impenetrables que los tecorrales, a pesar de que estos últimos son de piedra, jeje

Un beso muy grande

LIRIO dijo...

Antonio, querido Antonio:

Bien dices.
Hay momentos en que resulta necesario tomar ese "Otro Camino", el de la ensoñación y la reflexión callada.
Y si lo hacemos en un marco campirano y silvestre, es mucho más propìcio para que la mente vuele con mayor libertad. Veo que eso lo sabes muy bien tú, mi estepario y solitario amigo. Por eso, pásate por ese hueco entre las piedras y sumérgete en el verdor; recuéstate sobre la hierba y mira esas nuves viajeras. Quién sabe hasta dónde te puedan llevar.

Te envío un abrazo hasta tu paraje de robles

LIRIO dijo...

Ese haz de luz que entra y se hace trino...

Mi queridísima Silvia, tu delicadeza se transmite a través de cada palabra, y contagias un estado anímico de paz y bienestar.

Gracias, amiga linda, por tu paso, por tus letras y por tu constancia: eres un verdadero tesoro.

Un beso hasta tu plateado mar

LIRIO dijo...

Poeta Maga.

Es una feliz sorpresa encontrarte por este "otro camino". Estás inmersa en TANTAS actividades, que seguramente ha representado una tarea difícil encontrar un momento para entrar en estos Umbrales.

¡Gracias, Amiga, por vertir tu poesía aqui!
Sabes que eres siempre recibida con los brazos abiertos, y este sitio ha quedado engalanado por tu dulce presencia.

Cuídate mucho, y nunca dejes de escribir, pues lo haces magníficamente.

Un beso hasta Santiago de Chile

LIRIO dijo...

Mi gran Alejo:

Realmente, qué bonito sabes decir las cosas tú. No me extraña que te hayan propuesto para esos Premios Académicos en Venezuela. Puedes manejar desde los temas más ambiciosos hasta los más sencillos; desde los más académicos hasta los más elementales, desde los más serios hasta los más ligeros. Y es porque te mueve tu enorme sensibilidad.

"Sólo en lo callado es posible escuchar..." Cuánta sabiduría esconde esta frase.
Te agradezco mucho tu puntual intervención, así como la generosa transcripción de ese bello fragmento de tu Cuento.
Se me han quedado en la mente los zumbidos de esos insectos que tan bien describes, y que nos hacen sentirnos totalmente inmersos en los aires de campo.

Muchos besos para ti, de corazón

LIRIO dijo...

¡Gulp!
Una corrección, Antonio:

Me traicionó la tecla (¿o sería mi errático dedo?), y ahora al releer, veo que he escrito mal la palabra "nubes". Pido una disculpa.

(O, tal vez, sea que se trata de "Otras Nubes", y por eso se coló la v , jeje)

Y otro beso, esta vez ligero y de algodón

Cristtoff Wolftown © dijo...

...y quién, estimada LIZ, no pretendería perderse y olvidarse de todo con ese paraje tan bellamente plasmado ?!!

Mis loas a tu arte !!
Cariños
Cristtoff

LIRIO dijo...

¡Pues adelante, Cristoff!

Pasa tranquilo por este rústico "umbral" y entrégate al descanso cuando gustes. En esta pradera, encontrarás, si así lo deseas, un puñado de amigos tranquilos y amables.
Pero hoy, la intención es cultivar, por un ratito, el apacible silencio y la soledad necesaria para restaurar las energías, y así volver al trabajo y al bullicio más adelante.

Eres ampliamente bienvenido, de todo corazón.
Un beso

Poiésis dijo...

Cuánto aprehende el caballete,
de esa mano que le extiende,
fue sirena, entre los peces,
luego ardiendo, se hizo fénix
y en su lomo se sostiene,
lo grave tornado en leve,
liberando de sus pieles,
a los mundos que no crecen,
pues carecen de la fuente,
que trueca en mitos los seres,
mujer centauro tu eres:
centáuride de las redes,
metamorfosis viviente,
trenza al lirio lo que crees,
en Olimpo sin paredes,
galopando entre las muertes
e indeterminadas leyes,
nueva vida nos ofreces,
pues tu paleta celeste,
en historias nos convierte,
protagonistas en ciernes,
sin manzanas, ni serpientes,
descubriendo desnudeces,
absorbidas lentamente,
retomando los Edénes,
que tu paleta devuelve,
tus trazos despiertan rieles,
que permanecen latentes,
pues tu luz es Liz, corriente,
galopando en caballetes...

PD.
Doy gracias a Dios por tí...

cristal00k dijo...

Fíjate, yo creo que, esa campiña, que hoy he descubierto aquí... puede ser la de cualquier lugar en el mundo... es como un canto de libertad, de los que hacen respirar hondo. Y nos has puesto a todos mirando al cielo y a caminar por ella...
Somos muchos los peregrinos amiga Liz. Un beso.

LIRIO dijo...

Me has dejado pasmada, Poiésis, al leer este verso que me has dedicado.

¡Qué belleza!
¿Qué puedo decirte?

Que agradezco a quien inventó estos medios mágicos, que me permiten extender a lugares lejanos mis fantasías en trazos, y a personajes tan fascinantes como tú componer odas de estas dimensiones... ¡Increíble!!

Saciada y feliz, te mando un abrazo que vuela entre briznas de sol y brisas de campiña.

LIRIO dijo...

Querida Cristalook:

Es muy adecuado ese nombre del que te has investido en tu avatar, pues tu mirada es plenamente de cristal; de un cristal especial que va cambiando de colores suavemente, pero que siempre es transparente.

Gracias por tus comentarios, siempre dulces, y por hacernos evocar la libertad a todos los peregrinos que aqui nos hemos dado cita.

Un beso cristalino

isis de la noche dijo...

Por más que uno emprenda un camino "sin rumbo cierto" siempre se estará dirigiendo al encuentro consigo mismo...

Bellísimo cuadro, amiga... como todas tus obras que parecen atrapar algún sueño o visión y transformarlos en poesía de colores..

un abrazo inmenso querida amiga!!

Mónica López Bordón dijo...

Hola Liz

Bellísimo el cuadro y el escrito. tus combinaciones artísticas siempre abriendo caminos...

bss

Anónimo dijo...

Isis...

Qué sabia eres, amiga.
En serio, tus palabras contienen la pura verdad.

Es un deleite leer lo que afirmas sobre mis cuadros. Ya sabes, aqui están siempre a tu disposición.

Un beso muy grande.

(Aunque no salga mi Lirio, sabes que soy yo lqa que te ha respondido.
Liz)

LIRIO dijo...

Gracias por tus halagadoras palabras, Poeta Mónica.

Mucho gusto verte por estos lares.
Un abrazo