domingo, 22 de abril de 2012

En el Día de la Tierra

En el Día de la Tierra (Vista del pueblo de Tepoztlán desde San Juan (estudio)/ Acuarela sobre papel/ 50 x 40 cm)

Hoy, 22 de abril, se celebra globalmente el Día de la Tierra. Un día para recordar cuánto le debemos y nuestra responsabilidad para valorarla y cuidarla con amor y gratitud. Presento en su homenaje esta humilde acuarela, la cual no es más que un rápido esbozo sin grandes alardes ni detalles, pero que tiene el valor de haber sido efectuada in situ, durante una reciente excursión que emprendí a los cerros que rodean el bello pueblo en el que vivo hace más de 30 años. Con todo y su sencillez, tiene el poder de transportarme con la imaginación precisamente a ese lugar y a ese día feliz que compartí con mi hijo y otras personas amadas. Quiero también citar un fragmento de la Carta de Sheatl, (1854), jefe de la tribu suwamish dirigida al entonces presidente de los Estados Unidos. Él pretendía "comprar" los territorios de los pieles rojas y aislarlos en reservas... A mi me parece conmovedor darme cuenta de el enfoque tan distinto que tienen algunos pueblos y culturas a los que tachamos de "primitivos", cuando en realidad son mucho más sabios que nosotros en muchos aspectos. ¿Será demasiado tarde ya para aprender de ellos?

"¿Cómo podéis comprar o vender el cielo y el calor de la tierra? Esta idea nos resulta extraña. No somos dueños de la frescura del aire, ni del centelleo del agua. Cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente,cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y experiencia de mi pueblo. Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. La tierra no es su hermana, sino su enemigo. Trata a su madre, la tierra y a su hermano, el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender. Su insaciable apetito devorará la tierra y sólo dejará tras de sí un desierto..."

13 comentarios:

LIRIO dijo...

Pido disculpas por el formateo erróneo de esta nueva entrada. Me han cambiado las normas de BLOGGER y ya no puedo encontrar la manera de editar mis entradas... Siento mucho que aparezca este fondo blanco en el texto, pero me confieso impotente para cambiarlo.

Antonio H. Martín dijo...

Hola, amiga Liz.

He intentado arreglar el 'desaguisado' de Blogger, pero está difícil. Últimamente están haciendo muchas tonterías, con la excusa de innovar... Al menos, he conseguido quitarte ese fondo blanco, pero me ha sido imposible separar los párrafos. Estos de Blogger están locos!

Bueno, pues eso, que gracias por tu valioso texto, y por tu "humilde" acuarela.
La Tierra es nada menos que nuestra madre. Y a ella le debemos todos los cuidados posibles, si queremos ser dignos hijos suyos. Porque sin ella, no seríamos nada...

Gracias de nuevo, amiga pintora de sueños, por esta amorosa entrada.

Un fuerte abrazo, desde el árbol azul.

Antonio H. Martín dijo...

Ya! Lo conseguí! Lo conseguí! Jejeje!

Otro abrazo, Liz!

LIRIO dijo...

Mi Gran Hado Padrino!!

Qué padre que me hayas pódido ayudar con el desaguisado... pero sobre todo, ¡qué padre verte por acá! Ya te echaba de menos. Y, ¿sabes? Hoy es mi cumpleaños, de modo que tomo tu visita como un regalo especial por este día.

Un beso, amigo del árbol azul (seguramente estás allí en la acuarela, entre algunos árboles azul.verde-morados...)

Antonio H. Martín dijo...

Pues... ¡¡Feliz cumpleaños, querida amiga!!

Un beso, Liz, y sigue durante mucho tiempo deleitando al mundo con tu arte. Tus cuadros te hacen respirar otros aires, y a todos los que tenemos el gusto de verlos, también.

Abrazos!

ROBER dijo...

Tu acuarela como otras veces es para conmover.
Nada más grato que ver esos contornos esfumados, colores suaves, y sobre todo la armonía que hay en ellos.
En cuanto a tus letras respecto al día de la tierra, te comprendo y me da pena el desprecio que siente el humano por ella, y sobre todo el hecho de considerar "inferiores" a los primitivos habitantes de estas tierras. Siempre queda una esperanza, cada vez más lejana, de que se tome el camino correcto.
Un abrazo

LIRIO dijo...

Gracias Antonius, de corazón.

LIRIO dijo...

Un gusto leerte, Rober.
Qué bueno que te guste mi trabajo, aunque en esta ocasión sea sencillo.
Últimamente tengo problemas para publicar mis imágenes, porque se me descompuso mi cámara. ¡Me siento incompleta sin ella! Y no puedo fotografiar mis nuevas obras. Ojalá pronto la pueda arreglar...
De momento, un gran abrazo para ti---------------------------------

Rayuela dijo...

llegué tarde para celebrar el día de la tierra...pero nunca es tarde para decir: tus pasteles, liz, tus pasteles!

besos*

LIRIO dijo...

El tiempo no existe, Rayuelita. ¿Qué es tarde, o temprano? En el libro "Rayuela" tenemos precisamente esta idea ampliamente desarrollada. Así que, gracias! No existiendo el tiempo, lo que hay es comunicación y amistad.
Un besito, en este mes de mayo que comienza.

Anónimo dijo...

Sí, además ahora algunos comentarios los que no somos de blogger no se publican...pero como soy tozuda yo sigo intentándolo...

Me ha encantado tu homenaje a la Tierra y tu acuarela me ha hecho suspirar un: ¡Cómo me gustaría algún día estar allí!

Un beso!

Malvada Bruja del Norte

Anónimo dijo...

Lirio,

¿Te llegan los comentarios?

Malvada Bruja del Norte.

LIRIO dijo...

Vaya, Bruja!
POR FIN se arregló el entuerto, gracias a nuestro -tan querido- amigo común, el druida del árbol azul...

Te agradezco como siempre tu comentario, y te invito cuando quieras a mi pueblo, para ver esta perspectiva en vivo, juntas. ¿Cuándo vienes a México? Mi Valle Sagrado bien que vale la pena.
Un beso