domingo, 23 de octubre de 2011

Ángel de la Confianza

"Ángel de la Confianza"/ Acuarela y estofado en oro sobre papel/ 34 x 24 cm

El Ángel de la Confianza trabaja con nuestro Yo superior para ayudarnos a expresar y desarrollar una actitud confiada hacia la vida. Cuando nos encontramos atrapados en el umbral de dos mundos, atormentados por negatividades y temores, este ángel nos ayuda a CREER que nuestro bien más elevado y nuestro gozo se cumplirán.
Hay que ser verdaderamente asertivos, o sea, afirmar dentro de nosotros mismos que las cosas resultarán como deseamos. ¿Han oído algo sobre la Programación Neurolingüística (PNL)? Es una terapia muy reciente y efectiva, en la que los psicólogos nos enseñan a "programarnos" positivamente, con el fin de lograr nuestros fines: es necesario formular y nombrar aquéllo que perseguimos, visualizándolo ante nosotros para poder hacerlo realidad.
Podemos pedir a este ángel que nos asista en tales momentos, confiando sin trabas en nuestra intuición, valorando nuestras percepciones. Por extraño que parezca, la confianza se refleja en nuestras acciones.

La escultura que me sirvió de modelo para este cuadro se encuentra también en la Capilla del Rosario, de la ciudad de Puebla. Quienquiera que la haya visitado, recordará el impacto inicial a la hora de entrar, por los múltiples destellos de luz y oro que la pueblan. Nuestro ángel de la confianza se encuentra directamente bajo esa luminosa y cálida cúpula, coronando el baldaccino que contiene a la Virgen del Rosario.



En cuanto al acompañamiento musical, he elegido para esta obra una pieza representativa del Barroco Mexicano, cuyo creador fue Ignacio de Jerusalem (s,.XVIII). Se trata de aauténtica música virreinal mexicana.






Espero la disfruten.

4 comentarios:

Antonio H. Martín dijo...

Pues ya ves, amiga Liz, tu confianza en este hado padrino ha dado resultado. Y ya tienes los vídeos musicales insertados correctamente.
Mi magia es poderosa, jeje.

Un abrazo desde el árbol azul.

LIRIO dijo...

O la lá!
Realmente, eres un encanto, Antonio. Sé que tengo mucha suerte al contarte entre mis "ángeles".
Te agradezco muchísimo tus finezas y tu gran ayuda... a veces, estoy NEGADA para estas cuestiones cibernéticas; pero con tu apoyo,ahí voy llevándolas: ahora sí se ven de lujo mi nuevos posts.
¿Ya ves que sí responde el Ángel de la Confianza?

Feliz inicio de semana, mago poderoso de los bosques azules.

red dijo...

Ciao Liz,
sono incantata dal tuo acquerello e dalla profondità delle tue riflessioni. In particolare, la luce del tuo dipinto è davvero splendida....sembra di essere a testa in sù, al cospetto di un barocco e leggiadro angioletto......sono felice d'aver incontrato il tuo talento, il quale è una gioia ed una consolazione per la mia sensibilità spesso ferita.
Grazie, un sorriso

LIRIO dijo...

Querida amiga Red:

He estado estudiando la historia del barroco, para saber cómo es que llegó a México, donde tomó una personalidad propia. Por supuesto, se inició en Italia, específicamente en Roma. De ahí pasó al resto de tu país (especialmente a Venecia y Nápoles), extendiéndose más tarde al resto de Europa y a las colonias de América.
No me extraña: tu país es una fuente inagotable de creatividad artística. me siento feliz de contarte entre mis seguidores.

Un abrazo muy grande