domingo, 7 de agosto de 2011

El Mar

"La Barraca"/ Pastel/ 60 x 90 cm

Presento ahora otro de mis umbrales tempranos, en el que intenté representar ese contraste de luces y sombras, de lejanía y cercanía, de quietud y movimiento... (recuerdo que cuando pinté este cuadro, me parecieron importantes las pequeñas rendijas por las que se cuela un poquito de luz; muchas veces, la esperanza no aparece a través de grandes portones, sino entre ínfimas rendijas que se vuelven significativas).

Paso a transcribir ahora un poema de Pablo Neruda, que me emocionó por su grandeza.

NECESITO del mar porque me enseña:
no sé si aprendo música o conciencia:
no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
suposición de peces y navios.
El hecho es que hasta cuando estoy dormido
de algún modo magnético circulo
en la universidad del oleaje.
No son sólo las conchas trituradas
como si algún planeta tembloroso
participara paulatina muerte,
no, del fragmento reconstruyo el día,
de una racha de sal la estalactita
y de una cucharada el dios inmenso.

Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,
incesante viento, agua y arena.

Parece poco para el hombre joven
que aquí llegó a vivir con sus incendios,
y sin embargo el pulso que subía
y bajaba a su abismo,
el frío del azul que crepitaba,
el desmoronamiento de la estrella,
el tierno desplegarse de la ola
despilfarrando nieve con la espuma,
el poder quieto, allí, determinado
como un trono de piedra en lo profundo,
substituyó el recinto en que crecían
tristeza terca, amontonando olvido,
y cambió bruscamente mi existencia:
di mi adhesión al puro movimiento.


9 comentarios:

red dijo...

Incanto, puro e semplice incanto.
Grazie....
un abbraccio grande
Red

Rayuela dijo...

abierto al mar
y, es verdad, las pequeñas luces son lo importante.


besos*

LIRIO dijo...

Gracias, Red, nueva amiga, por tu visita y bello comentario.
Saludos desde México

LIRIO dijo...

Hola, Rayuela!

¿Verdad que sí? Cuando uno se encuentra sumido en la oscuridad, puede entrar un rayito de luz por una rendija, abriéndonos a la esperanza. Un beso lila y turquesa, amiga

Antonio H. Martín dijo...

Ay, esas rendijas, amiga... Esas rendijas dicen más que el mar entero.

Un abrazo de luna, amiga Liz.

LIRIO dijo...

Gracias, Antonio, por ese abrazo de luna y tu lectura. A veces, podemos ver la luna a través de una rendija, y eso puede ser suficiente para sentir todo su resplandor.
Feliz dominguito, amigo

isis de la noche dijo...

Me encanta la poesía.. DE TU CUADRO!

Y claro, Neruda no se queda atrás =)

Bello... Bello retrato del mar, de la luz, del instante..

besos miles querida amiga!

Y concuerdo con lo que dices de la esperanza.. pero a veces necesitamos una dosis realmente alta, como una marejada de esperanza =) Por suerte, siempre tenemos al mar.. Al eterno, inconmensurable mar...

LIRIO dijo...

Pues sí, amiga Isis_ ese eterno e inconmensurable mar contiene TODAS las posiblidadaes (pasadas, presentes y futuras). Lo ÚNICO que debemos hacer es estar atentos para encarar las cosas con esperanza y optimismo.
Un beso

cristal00k dijo...

¿Sabes? desde niña, las viejas puertas me atraen de forma irremediable... siento como si pudiese adentrarme en otro tiempo, en otros mundos...
En fin!, preciosa la tuya, con esa magia de lo que se abre a lo desconocido.
Un abrazo, Liz.