miércoles, 30 de junio de 2010

Agua y Viento

"Evanescencias"/ Óleo sobre tela/ 1m x 80 cm


"¡Cómo te pareces al agua, alma del hombre!

¡Cómo te pareces al viento, destino del hombre!"

Johann Wolfgang von Goethe


Esta vez, soy breve. Mi peregrinar por los pequeños detalles cotidianos me lleva, a veces, a reflexiones más amplias y generales.
Así como mi pintura, de ser sumamente concreta, puede acercarse en ocasiones a lo abstracto... Y sigo siendo yo, viviendo mis múltiples facetas: soy una y soy Todo, soy ayer y mañana, soy este momento y la eternidad.

17 comentarios:

Antonio H. Martín dijo...

Me encanta este cuadro, amiga Liz.

Sí, puede que sea como decía el maestro Goethe: que el alma es agua y el destino viento.
Pero creo que no es del todo así. Porque este alma-agua nuestra tiene conciencia y voluntad, y puede elegir caminos.
Otra cosa es lo del destino y el viento... Eso ya forma parte del misterio de la vida.
Aunque pienso que una y otro se llaman desde la lejanía, y cuando un alma grita, el destino la oye.

Lo importante es lo que dices, de que "soy una y soy Todo, soy ayer y mañana, soy este momento y la eternidad".
Lo concreto y lo abstracto, el mercado y las evanescencias forman parte indisoluble del ser. Nadie tiene un solo lado. Tenemos muchos lados.

Un gran abrazo, abstracto y concreto, estimada Liz.

Antonio H. Martín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio H. Martín dijo...

Liz, he eliminado el segundo comentario, porque era el mismo que el primero. Lo que ha ocurrido es que no salía, por eso lo he repetido. Pero ya está.

Besos.

anabel dijo...

Aunque este cuadro puede acercarse a lo abstracto, para mí es concreta, un mar suave, de tonos precioso,fundiéndose con el cielo.
Dentro de nosotros se esconden múltiples facetas de nosotros mismos, como las caras de un diamante.
Un abrazo.

Eli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eli dijo...

Evanescencia...

Una nube se refleja,
en las aguas que venera
y partes de un ser se ausentan,
recordando a su manera.

La superficie confiesa,
su múltiple naturaleza,
mientras la nube le besa,
con maternal indulgencia.

La nave, entonces regresa,
del valle hasta la floresta,
pues no hay ola cuya cresta,
no sea nube resurrecta.

En la llanura (que sueñ/primer)a,
dos seres al cuerpo cierran,
alma y destino frecuentan,
al cauce do sed (abrev/fragment)an.

Estad(i)os de la materia,
resuelven sus diferencias,
dios y el hombre, allí conversan,
siendo estados de consciencia...


Besos no evanescentes,
permanente lluvia de bien.

LIRIO dijo...

Antonio querido:

Sí, estoy de acuerdo contigo; tenemos la conciencia y la voluntad, y eso es grandioso.
Pero siento que Goethe se refería a la transparencia y la movilidad del agua cuando la comparaba con nuestra alma; también, tal vez, a su insondable profundidad. En ese sentido, me dejé llevar por tan hermosa frase... además de que vi que le sentaba de maravilla a mi cuadro.

En cuanto a lo del viento asociado a nuestro destino, habría mucho que hablar seguramente (discurre, vuela, se eleva y... quizás termine en nada...), pero esencialmente me quedo con lo que has dicho: forma parte del misterio de la vida.

Es siempre un placer platicar contigo, amigo-del-árbol-azul.

Un beso al viento

LIRIO dijo...

Gracias, Anabel, por tu vivita. ¡Qué gusto tener por aquí tu presencia, volcada en tus comentarios siempre acertados.

"Como las caras de un diamante", dices. Y me encanta, pues me parece una postura muy optimista y visualmente nítida.

Un abrazo, poeta!

LIRIO dijo...

Eli, Elixir Divino:

Leerte, ¡toda una aventura!

Además de escribir regio, nos dejas más de una opción en muchas de tus líneas, lo cual habla de tu riqueza, que surge a borbotones y nos deja plenos.
SDoy dichosa en extremo al contar con tu preciosa estancia.
Quédate siempre, aquí entre umbrales de piedra o de viento, de luz o de agua: eres la Voz del Infinito.

Te quiero mucho

Rosario dijo...

Me gusta mucho tu oleo, es precioso dá alegría con solo mirarlo.

Un abrazo fuerte desde mi librillo.

LIRIO dijo...

¡Qué gusto, mi querida Rosario!
Hacía tiempo que no se te veía.

Felices vacaiones (fui a tu librillo y leí el último artículo, lindísimo con tus preciosos chicuelos), espero descanses y te renueves.
Un abrazo desde México

isis de la noche dijo...

El cuadro es bellísimo mi querida Liz... es una perfecta fusión de los elementos en un instante de eternidad en que el presente resplandece con un profundidad inaudita..

Y esta armónica fusión la vives también tú... diluida en el todo, donde confluyen el espacio y el tiempo, pues tus bellas palabras complementan perfectamente el instante eterno que has palasmado..

Etérea y fluida, como los elementos que se fusionan, así te siento yo diluida en los colores...

Bellísimo... realmente hermoso..

besos !!!

Rayuela dijo...

eterna como el agua y el viento...

y eternos son tus luminosos pasteles.

mil besos,amiga*

Alejo Urdaneta dijo...

La pintura de Liz es también abstracta y estimula el pensar filosófico. Todo arte lo es aunque no se lo proponga el artista.
Agua y viento es la presencia de los elementos naturales en la percepción del ser humano, el único ser habitante del planeta que puede relacionar lo que percibe para extraer de la reflexión ideas de causalidad en todo lo que conforma el mundo (hasta las ideas son cosas el mundo humano).
Juan de Mairena es un personaje de Antonio Machado que sirve de heterónimo. El personaje habla del arte y dice: "Porque si el artista ha de crear y no a la manera del dios bíblico,necesita una materia que informar o transformar, que no ha de ser - ¡claro está! - el arte mismo".
La naturaleza está allí como elemento de creación, porque el hombre es parte de ella. Al recrearla, el artista se mira también a sí mismo.
¿Recuerdas a Bob Dylan?
"¿Cuántos caminos tiene que recorrer un hombre antes de merecer ese nombre? -
¿Cuánto tiempo resistirá la montaña antes de hundirse en el mar?...
- La respuesta, amigo mío - está en el viento; la respuesta está en el viento."
Bella tu obra, amada amiga, incita al pensamiento.
Un beso,
Alejo

LIRIO dijo...

Isis:

Quedo emocionada con tu hermoso y profundo comentario.
Todo lo ves, todo lo captas.

Eres genial.

Muchísimas gracias, Amiga, por seguirme. Créeme que me siento nutrida con tus palabras.

Besos diluidos hasta los cielos de Ecuador.

LIRIO dijo...

Sí, Rayuelita

Hay cosas efímeras y cosas eternas.

Nosotros, como humanos, participamos de ambas. ¡Qué bueno saberlo!

Besos lilas

LIRIO dijo...

Grandes reflexiones las tuyas, Alejo querido.

¡Cuántas respuestas habrá en el viento!

pero yo creo que lo importantes es saber preguntar, preguntarse... aunque no sepamos la respuesta. Eso es filosofar, y es uno de los ejercicios más maravillosos que nos han sido concedidos como habitantes de este planeta.

Todo mi cariñop para ti