lunes, 28 de septiembre de 2009

SEMBRAR Y ... COSECHAR

"Talavera"/ Óleo sobre tela sobre madera/ 70 x 50 cm

"Cosecharás lo que siembres", dice un antiguo adaggio.

Quise publicar hoy esta Entrada porque he de compartir con ustedes que hoy se celebra en México el día de la cosecha. A esta fiesta se le llama tradicionalmente LA ELOTADA, porque en todos los campos donde se ha cultivado el maíz, llamados milpas, se va la gente a cortar sus primeros elotes (=mazorcas de maíz tierno). Se acostumbra asarlos o cocerlos allí mismo, en fogones familiares, y se lleva a cabo un almuerzo ritual. Cualquier persona que se acerque a ellos es convidada a participar de la comida.
Es una fiesta de reminiscencias prehispánicas, en donde se rendían los honores al Dios del Maíz Joven, o Pilzintli. Es una celebración a la Abundancia.


Cuando pinté este bodegón, tuve en la mente rendir un pequeño homenaje a los frutos principales de Mesoamérica. Eston son lo que se llama la Trilogía Maíz-Frijol-Calabaza, y constituyen el sustento básico de estas tierras.


Conectado con esto, agrego unos pensamientos de Sergio Bucay, que enlazan este post con los anteriores de manera prodigiosa:

"Cada semilla sabe cómo llegar a ser un árbol."




("Fronda"/ Óleo sobre tela sobre madera/ 40 x 60 cm)

"Tantas son las semillas como lo son los sueños secretos.
Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse a luz. Es necesario morir como semillas para convertirnos en árboles...
Ellos, los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase...
Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, escucharnos, y a darnos cuenta...
Y así crecemos, nos desarrollamos, evolucionamos.
Y un día, mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños se transformarán en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro.
Nada que temer... una sabiduría interior las acompaña... porque cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol."

("Árbol Rojo"/ Óleo sobre papel preparado/ 40 x 30 cm)



15 comentarios:

Poiésis dijo...

Jardínera del viento en equilibrio:

Y la flor, luminoso microcosmos, abre un vientre prodigioso, belleza que pare ojos, presagiando fruto y gozo, que nutrirá los cigotos, semillas de nuevo soplo, germinan al nuevo asombro, pan del ave y macrocosmos, ala de todos nosotros.

Pasado, presente y futuro, trémulas piedras de fuego maduro, trilce forma de ver al mundo: semillas, árbol o frutos; vida y muerte en mismo surco, hiedra que hiere los muros, conciliando sombra y rumbo...

Besos fragantes.

Alejo Urdaneta dijo...

En ésta como en muchas obras de Liz, el azul predomina.Quizás sea su misma composición química y física, con la piedra ciega que se convierte en lapizlázulí y nos transmite el infinito. Los objetos s exponn en un cielo intenso que no existe sino en la actitud romántica qu exalta su densidad.
se nombra como la "estética de lo inmaterial", el sueño romántico más allá de la realidad. Porque en la literatura y el arte romántico, el azul representa la añoranza de una realidad distante e imposible de ser tocada. En esta obra de gran belleza, nuestra gran artista desarrolla intentos nuevos dentro de una idealidad ya definida en toda su obra. Rembrandt era romántico sin haberse iniciado formalmente esa corriente de las artes. No hay un estilo romántico, como tampoco un estilo barroco. Son manifstaciones expresivas que regresan después que la prehistoria las había aceptado.
Bella siempre y mejor cosecha.
Un beso a la gran Liz.
Alejo.

isis de la noche dijo...

Qué bello post amiga!!!

Ciertamente, todo florece bajo el sol, a su debido tiempo...

"Fronda" es para mí la danza de tu alma que despierta. El sueño de la semilla es el inicio del misterio de la vida.

Gracias por este instante de inspiración... el recuerdo de lo verdadero, lo bello, lo justo y lo bueno, es lo único que permite al alma resplandecer, en cada etapa de nuestro germinar ;)

mi cariño eterno, amiga querida...

Rayuela dijo...

Siento una emoción profunda después de ver tus pinturas y haberte leído.
Desde la semilla al árbol,recorremos el camino.
Y, en tus obras, el camino adquiere el perfecto equilibrio,el Tao.
Sos maestra de los azules,pero,no sé por qué, esta vez quedé pensándote en color maíz.
Mil besos,etérea amiga.

Alejo Urdaneta dijo...

Un comentario a FRONDA:
Es la raíz que trae desde el fondo de la sombra toda la luz de la tierra, esa que no vemos. Por el tallo llega la luz a las ramas y al tronco que adquiere la forma humana. al fin y al cabo, todos venimos de la tierra.
A lo hondo va la sombra amarrando hebras de luz, y las conduce por el tronco que comienza a vivir como otro ser. Tendrá manos por hojas, y en cada hoja un mínimo trozo de universo. La vida se despereza y el nuevo ser humano que ers árbol, tiene ahora la ansiedad de vivir.
Un buen símbolo el que nos prsenta la bella Liz en esta fronda.
Un beso, alejo.

LIRIO dijo...

Poiéses, Escritora de las Nubes:

Ya cobran vida los cuadros, pues les llegan sus palabras, que son poemas, de parte tuya.
Gracias.

Me encanta esa frase:
"...trilce forma de ver al mundo:
semillas,
árbol y
frutos"

Se han sembrado semillas buenas, y ahora se cosecha.
Un beso.

LIRIO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LIRIO dijo...

Alejo:

Lo que dices sobre el azul es muy cierto: es un color con el que me he identificado siempre. Pero lo dices de manera hermosa, "quizás sea mi misma composición química y física...". De hecho, me han preguntado mi color estos días, cosa realmente difícil de responder; pero mientras más lo pienso, más certeza tengo de que éste está en la gama de los azules.

Un beso, desde la estética de lo inmaterial.

LIRIO dijo...

Isis, Isis Nocturna:

Dices que "·el sueño de la semilla es el inicio del misterio de la vida". Y así debe ser. Porque si no, ¿cómo es que cada ínfima semilla germina puntualmente hasta convertirse en árbol?
Igual nosotros, de niños que fuimos, hemos devenido en seres adultos. Pero no es sólo un proceso físico, sino que con nosotros florecen también nuestros sueños... al menos parte de ellos.

Gracias por seguir parte de la senda conmigo, amiga. Un beso

LIRIO dijo...

Amiga Rayuela, Hermana Soñadora como yo:

Ahhhh, eso que señalas de los colores del maíz, es bellísimo. Son los colores paja-crema-oro y verde tierno, los colores del nacimiento de la naturaleza, de la que somos todos parte.

Pero con el fondo azul, se aprecian quizás más esos tonos ocres, ¿no crees?

Un abrazo con visos plateados hasta tu Río de La Plata

LIRIO dijo...

Alejo:

Divino lo que dices sobre "Fronda": hasta se siente que vibra y se estremece ese tronco al escucharlas, cobrando vida momentáneamente mientras sus ramas se mecen al viento de tu poesía.

Dos cosas he de mencionar sobre este cuadrito:
Uno, que es un árbol de guayaba, y los troncos de estos árboles siempre me han parecido antropomorfos. Éste en especial, presentaba este rostro completamente maya, y por eso me llamó la atención.

Dosa: que tiene una luz como de sueño, entre día y noche plateada.

Un abrazo, en forma de mudra

LIRIO dijo...

(Perdón: quise decir Dos, no Dosa)

Malvada Bruja del Norte dijo...

Venía a ver lienzos de nuestro amigo S. Francisco de Asis, pero a lo mejor aún es demasiado pronto. No sé que diferencia horaria tenemos ambas.

Pero me asomo al umbral y entro y veo un pequeño recipiente, del que salen fríjoles, que me recuerda al cuerno de la abundancia. Y un árbol mujer, y unas letras que me recuerdan que debemos morir y renacer y que en ese renacimiento hay una transformación: "Ave Fénix", para poder mutar, para poder ser y dejar de ser...

Y veo más árboles, rojizos, de otoño como la estación en la que ahora me encuentro y pienso en los celtas y que para ellos los dioses eran árboles y el bosque un lugar sagrado. Y es que el árbol está en tres mundos al mismo tiempo:
El inframundo: con sus raíces.
El cielo: con la copa.
La tierra: en el tronco.

Te dejo un abrazo y un beso.

LIRIO dijo...

Hola, Brujilla del Norte:

No sé qué hacer... fíjate que estuve casi todo el día sin luz eléctrica, así que hasta ahora puedo ponerme a subir mi nueva Entrada, que POR SUPUESTO es sobre San Francisco...
Y me encuentro con que no puedo publicar aqui, en UMBRALES!!! Todo mi post, con fotos y texto, se ha quedado en otro viejo blog que tenía, ¡y no lo puedo pasar para acá!
¿Cómo hacerle?
Está en un sitio llamado UTV 2009 (Under the Vulcano), y no puedo abrir este blog para entradas nuevas. Mis limitaciones técnicas están gruesas.
¡Auxilio!
¿Alguien me puede ayudar?

Un beso, agradeciéndote tu comentario a este post, que está lindísimo.

LIRIO dijo...

Posdata:
Malvada Bruja:
He hecho un despliegue de paciencia, de serenidad y quién sabe cuántas cosas más y... como una hora después de haberte escrito lo anterior, ¡logré subirlo por fin! Lo tuve que rehacer completo, pero ya lo puse... fue en el último segundo del 4 de octubre, jajaja. Pues ahora ya pasaron de las 12 de la noche.

(No me cabe duda de que me ayudó el entonar mi espíritu con el de San Francisco... si no, ¿cómo hubiera logrado vencer estas incomprensibles dificultades para entender los jeroglíficos del Blogger/las confusiones de Contraseñas/ y el tiempo que invertí en ello, con lo CANSADA que estoy?).

Un beso