lunes, 24 de agosto de 2009

Una Puerta al Pasado

"Anhelo"/ Óleo sobre tela de Liz Hentschel/ 120 x 80 cm.

"La vida está llena de espirales y arabescos", me dijo hace poco un entrañable amigo. Y efectivamente, asi es.

Esta Entrada va a seguir un curso distinto a las anteriores. Hemos de dejar, de momento, a nuestro Caminante entretenido en sus compras y quehaceres del mercado, porque surgió otro asunto que quiero compartir con ustedes, queridos amigos.
Este blog UMBRALES es un mosaico de pensamientos y de sentimientos, expresados entre trazos y letras. Y en esta ocasión, la dinámica que me ha traído a este ligero viraje estuvo motivada por un post reciente de nuestro querido Antonio Castellón, quien en su Cuaderno Nocturno, como recordarán algun@s de ustedes, publicó esta ilustración de Rob Gonzalves:


Fue algo insólito para mi:

En el momento que vi esta ilustración, reconocí sin el menor género de duda que yo había estado en ese mismo lugar, en sueños, hace muchos años.Y, además, que estaba segura de tener en alguna parte un cuadreno en donde había volcado dicho sueño, incluso con una somera ilustración hecha con bolígrafo, de manera rudimentaria. Así se lo escribí en los Comentarios al bueno de Antonio. Y él me respondió que sería muy bueno que yo buscase ese viejo Diario y lo subiese aqui, a mi blog, para demostrar la existencia del inconsciente colectivo, como lo denomina Jung...
De modo que me puse a hacerlo, ¡y lo encontré!
Reproduzco aqui este viejo documento, en donde puede apreciarse
el paso del tiempo por lo maltratado de las hojas.
Me parece fabulosa la coincidencia, y por eso me he permitido subir hoy un ejemplo de esta faceta de mi quehacer. Durante muchas épocas de mi vida he tenido la costumbre de llevar Diarios en donde registro muchas cosas, y entre ellas, sueños. Es fascinante releerlos, años después, y encontrar muchas claves. Son como un filón lleno de tesoros, conscientes e inconscientes, que me ayudan a confirmar mi ruta, a constatar mi trayectoria, a recordar quién soy. Y, más allá de eso, a demostrar que el inconsciente colectivo realmente existe: este lugar que tan primorosamente pintó Gonzalves, yo lo visité en sueños en el año 1987.

Y aqui les va el sueño, completo:
"Me bajaba de un coche, y me sentía feliz de ir sola y libre... Esta ciudad por la que voy paseando la siento muy como Londres, hasta creo percibir la cercanía de un río con balaustrada en el puente que lo atraviesa un poco delante de mi. Hacia allá me dirijo, pero no alcanzo a llegar al puente, porque estoy pasando por un monumento que se encuentra a mi izquierda. Es una construcción algo chistosa, pues es una mezcla entre edificio , monumento y torre...
Dudo por un momento si entrar en él, pero veo que en ese momento se están abriendo sus enormes portones de latón... y que está por comenzar una "función". Y me digo: "es evidente que tengo que entrar", así que entro con un puñado de turistas... .
Me da la sensación de un planetario, incluso veo que tiene una como cúpula de luz en la parte superior y a través de sus enormes ventanales se ven estrellas.
En el centro de ese gran recinto rodeado de enormes ventanas de cristal, hay un viejito vestido de levita delante de un gran reloj (me recuerda a la carátula del Big Ben) y manejando un extraño aparato alargado como máquina movible con muchas piezas, que bien podría ser un telescopio o una especie de nave pequeña con proa y popa, como cohete tal vez...
El hombrecillo comienza a hablarnos sobre el mecanismo de ese extraño artefacto y su relación con el TIEMPO. Es fascinante: habla sobre la eternidad, reversión y contracción del tiempo etc... y que mediante el aparato puede modificarse a voluntad. Pero me resulta curioso que habla en un tiempo del verbo que es como una suposición, no es totalmente real. "Si esta máquina funcionara.. bueno, claro que funciona, ejem, ejem" y se reía, pues parecía que algo no estaba funcionando del todo.Y seguía diciendo: "Bueno, como les decía, este aparato podría..., ejem, claro que puede..." y lo movía y lo desplazaba... Nosotros, el público, nos reíamos por esta aparente falla y por los chistes, pero efectivamente comprendíamos muy bien sus explicaciones, tan trascendentales y tan serias... El maquinón era blanco, y lo mismo los marcos de las ventanas del salón aquél. Y el traje del viejín era con chaleco de rayas y camisa blanca."
Agradezco a mi "Hado Padrino", Antonio, haberme sugerido buscar estos cuadernos y entrar en este apasionante tema de los sueños y los recuerdos que se registran en un Diario.
Y, sólo como epílogo, anoto que él siempre me ha llamado "pintora de sueños" (lo habrán leído todos ustedes más de una vez), ¡sin sospechar siquiera que tengo estos cuadernos con mis sueños escritos y dibujados! Lo cual es otra prueba de la junguiana sincronicidad.
Me propongo compartir algunos más de mis intrigantes sueños, con todo y los dibujos, en adelante... En algunos casos, hubo ciertos de mis cuadros que me fueron inspirados durante la vida onírica.
(Espero que alcancen a ver en el extremo inferior derecho el leve boceto de el recinto semi-redondo con los grandes ventanales al fondo, y la figurita en el centro manejando el "telescopio", al que yo denominé Máquina del Tiempo cuando relaté este sueño.)
¡Ah! Y por supuesto que volveremos al Peregrino... (que al fin y al cabo soy yo, somos cada uno de nosotros).

12 comentarios:

Antonio Castellón dijo...

¡Me encanta esta entrada, Liz!

Es muy interesante y enriquecedor bucear en esos viejos cuadernos, en los que anotamos vivencias y sueños. Para mí los sueños son casi siempre mensajes del inconsciente, mensajes que quieren decirnos algo importante para nuestra vida.
Lo malo es que no solemos saber interpretarlos en el momento, sólo al cabo del tiempo, recordándolos, nos damos cuenta de su significado. Y para eso son muy importantes estos cuadernos, estos diarios. Muchos escritores tenían (o tienen) por costumbre anotar sus sueños, entre ellos nuestro querido Tío Hermann Hesse, que usó algunos de ellos como base para sus cuentos.
O Jack Kerouac, que incluso escribió todo un libro relatando sus sueños...
Me alegro que, de alguna forma, yo haya tenido que ver con que saques a la luz estos buenos pliegues de tu memoria. Y me alegro porque, como decía, estos recuerdos siempre son enriquecedores. Lástima no tener un "Jung" por aquí cerca para que nos explicara las claves de tu sueño.
Pero, de momento, me conformo con sus formas, sus perfiles y sus interesantes sugerencias...

Creo que sabes bien que soy un amante del aroma de los sueños, casi como si fuera un soñador nato, y esta entrada tuya es para mí todo un placer exquisito.
"Pintora de sueños", claro que sí, fue precisamente ese aroma lo que me atrajo de tu obra desde un principio.

Así que, por favor, sigue contándonos sobre estos rescates de los viejos cuadernos, sobre estos umbrales que dejan entrever el otro lado. Me parecen una estupenda continuación de tus cuadros.
Vemos la vida como lo que es: un sueño. Lo que varía es el nivel de la mirada, consciente o inconsciente, pero tanto cuadros como sueños nos hablan de lo mismo: del alma que los siente.

Un abrazo, amiga Liz.

LIRIO dijo...

Es maravilloso tu comentario, Antonio.
Sí, ha sido muy revelador releer estos testimonios de vivencias, que no por ser antiguos se hacen viejos, quiero decir (ejem...)*, que para el inconsciente no hay tiempos. Sus símbolos y sus imágenes son tan eternos, tan actuales, que conforman ARQUETIPOS.
Podría ser que se considerase a estos cuadernos como un trabajo muy distante de mis cuadros, muchos de ellos ya presentados aqui, en el mismo blog. Pero no. Para nada. Ahora que los "revivo" al leerlos, veo que son mundos muy similares los dos. Es más, que de mis sueños he abrevado mucho para mi quehacer artístico --igual que el Tío Hermann).

De verdad, que la vida discurre en "espirales y arabescos"..-. o también podría decirse que en "niveles paralelos".

¡Ah! Y otra cosa: el lenguaje de los sueños es muy diferente al de la vigilia. Y se reconoce inmediatamente cuando el escritor REALMENTE está relatando un sueño o cuando lo inventa despierto, ¿no crees?

Gracias de nuevo, estepario y lúcido amigo.
Y un beso

Rayuela dijo...

MI querida Liz!
Has hecho una entrada arquetípica, sin más ni menos!
Es maravilloso recordar nítidamente los sueños, ellos son los mensajes (nuestros propios mensajes) que van de un lado al otro de nuestra conciencia, así como una Alicia atravesando espejos.
Y todo ésto que has expresado, luego de soñarlo hace muchos años, de escribirlo (increíble,como lo hacía Freud!)me refiero a lo consciente e inconsciente, a los sueños mismos, a los arquetipos, al inconsciente colectivo, está presente en grandes maestros de la literatura,por ejemplo Borges,Bioy Casares,y,actualmente,Paul Auster.
Y podría hablar sobre ésto horas y horas, ya que Jung siempre camina conmigo, igual que Kerouac...Antonio nombró a Kerouac!!!!,pero no es éste el sitio correspondiente; aburriría y llenaría los comentarios de tu blog.
Y bueno, me despido con unos versos que escribí hace algún tiempo.
será que
(alguien)
me está
s
o
ñ
a
n
d
o?**********************************

Mil besos,amiga Liz (o Alicia,a través de los sueños)

Ico dijo...

Estoy con antonio Castellón creo que los sueños nos trasmiten, sólo que a veces no sabemos descifrarnos.. porque cuántas veces no nos decimos "esto lo soñé ayer" o vemos o hacemos algo que soñamos el día antes, no son casualidades.. premoniciones... Desde luego sí eres nuestra pintora de los sueños..

LIRIO dijo...

Sí, Rayuela.

Así es. Los sueños traen mensajes, especialmente para el soñante, pero a veces también para otras personas. Como diría Jung, son una puerta al inconsciente... o un Umbral a Otras Realidades. Y es de allí de donde nacen los arquetipos.

Me sentí motivada para dar un "giro" a la trayectoria de mi blog a partir de ese evento en el blog de Antonio... pero ahora que lo miro bien, no es un giro, sino parte de lo mismo, mirado desde otra altura y otro ángulo. Y lo maravilloso para mí ahora ha sido el poder constatar que están muy relacionados mis cuadros y mis escritos con mis sueños. ¡Por algo llevo décadas registrándolos!

Me encanta que me compares con Alicia a través de los Sueños... y todos los autores que has mencionado me fascinan... ahora veo por qué.

Gracias, amiga, por tu visita y tu amistad.

¡Ah! ¡Y también me gustó mucho tu verso!

LIRIO dijo...

¿Verdad que sí, Ico?

A mi me sucedía desde niña que soñaba cosas que pasaban al día siguiente, o un tiempo después. Y ahora, ¡habías de ver! Al releer estos viejos cuadernos, he descubierto un par de imágenes y/o escritos plenamente premonitorios.
¡Es realmente fascinante! Y aunque los dibujos muchas veces sean torpes, me ayudan mucho a recordar el sueño vívidamente.

¿No dicen que "recordar es vivir"? Yo creo que como los sueños están fuera del tiempo (como le decía a Antonio), son atemporales. Pero sin duda SON algo, algo muy especial y casi-prodigioso que está en nuestras vidas. Y es maravilloso poderlos recordar (menos cuando son pesadillas, jaja).

He sacado materiales de sueños para ciertos cuadros, que espero poder mostrarles cuando llegue el momento.
Gracias por apreciar mi trabajo, amiga. ¡Feliz regreso a clases! (¿También en España acaban de comenzar período escolar?)

Un abrazo sin tiempo.

Alejo Urdaneta dijo...

Liz invoca el pasado oculto en las campanas: Tiempo detenido en objetos de la memoria. Tu mano puede dar forma exacta al peso de las horas, dibujar con el color la palabra que busca la vida. Al fondo del palimpsesto puedes hallar las voces venidas desde lejos. La ventana está abierta para que entre el recuerdo.
Muy bello y sugerente.
Besos, alejo.

LIRIO dijo...

¡Qué alegría y qué sorpresa encontrarte por aqui, Alejo!
Buceando ahora no sólo en mis cuadros y en mis escritos, sino ¡en mis sueños!
Bienvenido de verdad. Tu aportación en este Foro me parece muy importante, y te la agradezco de todo corazón.

Llegas a lo que considero una Nueva Etapa de este blog, en la que entrarán a formar parte de las presentaciones otras dimensiones más amplias que al principio. Como ves, todo está sujeto a una evolución y a cambios, y no hay que permanecer en ningún tipo de rigidez ni de límites prestablecidos. Hasta ahora, las entradas se circunscribían a mostrar alguno de mis cuadros, formando una especie de periplo por el que discurría nuestro protagonista, el Peregrino... pero ahora, hemos entrado a un nuevo ámbito en donde se discutirán estos antiguos cuadernos míos en los que registraba sueños y vivencias diversas.
Y no se sabe en dónde terminaremos; seguramente máss tarde que temprano volveremos al curso del Caminante, y a los cuadros, y a muchas cosas: Al fin y al cabo, todo procede de la misma fuente.

Es verdaderamente precioso tu Comentario.
¡No dejes de volver, amigo querido!
Un beso hasta la hermana Venezuela.

Poiésis dijo...

Nuestros yo, a menudo salen a pasear y algunos nunca regresan. Forjan sus propios sueños y reclaman su propio tiempo. Se "independizan" lejos del hogar materno. Y al liberarse, nos hacen prisioneros de sus pasajes alternos.

El vacío se puebla de pliegues, matices que superan su propia existencia, con tal de fijarla en la totalidad, allí donde todos convergemos.

Gracias Liz por una vez más transitar nuestras consciencias, vestida de luz, saciando la trina Babel con tus ojos de estrella.

Un fuerte abrazo, hermosa fuente de inspiración...

LIRIO dijo...

Sí, Poiésis...
Estos "yoes" a menudo salen a pasear, y uno de sus territorios favoritos son nuestros SUEÑOS. Mas si no los "capturamos" de inmediato, es muy probable que huyan para siempre, lejos de nuestra memoria.

Por eso, tuve la precaución de irlos guardando desde hace muuuchos años, en mis receptáculos favoritos: mis Diarios. En aquél entonces, ni por asomo imaginaba yo que fuera a existir una cosa como Internet, y menos aún que llegaría a conocer un grupo de "contertulios virtuales" tan maravillosos como ustedes, para compartirlos. Sólo los registré porque sí, por sentir que llegaría alguna vez un momento en que me serían útiles para comprender un poco mejor la naturaleza humana, la existencia del inconsciente, la nitidez de los arquetipos. "allí donde todos convergemos".

Todos-Somos-Uno, decían los antiguos hinduistas , y esta idea sigue vigente en toda la tradición budista y otras culturas más.
Y todo ello me parece fascinante.
GRACIAS por participar conmigo en esta maravillosa búsqueda.
Un abrazo "onírico" para ti.

cristal00k dijo...

Bueno, ya está todo dicho, abundo en las opiniones vertidas por tua amigos, algunos comunes.
Sólo agradecerte que hayas decidido compartir, algo tan íntimo con todos nosotros. Gracias.
Y un beso.

LIRIO dijo...

Cristal:
Amiga: me encanta tu empatía.
Gracias por visitarnos.
Es hermoso tenerte entre nosotros, en este pequeño pero delicioso grupo de contertulios.

Un beso "mexicano" (jeje, es que hoy es nuestra Noche Mexicana, ¿sabes? Nuestra Fiesta Nacional).