jueves, 26 de marzo de 2009

"Peregrino"


Liz Hentschel.
Pintura al pastel sobre papel Cansson
73 x 52 cm




En esta vida no somos más que peregrinos que vamos caminando de nuestro nacimiento hasta la muerte. En el camino, encontramos una sucesión de elecciones que hacer, diversos umbrales que cruzar. Vemos puertas, arcos, ventanas, puentes o calles que a veces nos invitan a cruzarlos, y otras veces simplemente los pasamos de largo...

Algunos trechos del camino iremos solos, y en otros encontraremos compañía de buenos amigos o, en casos especiales, de nuestras almas gemelas.

Andariegos vamos por el sendero de la vida. Como este indígena de Zacapoaxtla, en la Sierra de Puebla, vamos buscando nuestro destino.

20 comentarios:

maria magdalena dijo...

Gracias, por permitirme entrar aqui, es la primera vez que te leo y me encanto!! . En esta larga travesía de la vida, iremos acompañados momentos dulces y otros amargos, lo importante es aportarle AMOR , para que todo sea mas transitable. Un placer visitarte.

estherpino dijo...

Me gusta tu texto porque realmente tengo ese mismo sentimiento, y me encanta pensar en la vida como en un camino, con recodos, valles, montañas...y hasta algún que otro obstáculo que hemos de salvar, pero siempre caminando hacia adelante.
Hacer ese camino en buena compañía, es lo ideal, aunque la idea de pregrinaje lleva casi implícita la del viajero solitario, y si es la del alma gemela, como tú dices...¡Muchísimo mejor!.
La pintura, preciosa como todas, con ese derroche de color tan especial.
Un abrazo, amiga.

Rayuela dijo...

Es cierto, Liz, somos peregrinos recorriendo y eligiendo caminos.
Y mirando tu pintura, pude caminar por esos rosas y azules maravillosos!
Me gusta mucho tu casa, te invito a la mía, cuando quieras pasar.

Un gran beso!

LIRIO dijo...

Bienvenida a esta casa, María Magdalena!
Gracias por la visita, y ya sabes, estás invitada a las callejuelas, laberintos o ventanas de esta morada.
Un saludo para ti desde Máxico

LIRIO dijo...

Hola, Esther
Un gusto verte de nuevo por aqui, acompañando simbólicamente a nuestro "peregrino".
Qué bueno compartir puntos de vista y sentires.
Eso es lo hermoso de algunos de los amigos especiales que encontramos en nuestro caminar.
Un beso

LIRIO dijo...

Hola, Rayuela.
Muchas gracias por pasarte por estos lares. Y me alegra mucho que te dejases tocar por esos rosas y corales de este muro.
Acabo de visitar tu zigurath, e intenté dejarte allí un comentario, pero no me lo aceptó la máquina (es la segunda vez que trato de hacerlo...). Alguna bronca con la contraseña, o algo así...
El caso es que te ponía más o menos esto:
"entre todas las brasa, brazos y abrazos, me he quedado con la impresión de calidez y solidaridad de quienes hacen un trabajo en conjunto. Y aunque nos separen muchas brazas de distancia, estamos cercanas en el corazón".
Espero lo leas aqui, amiga, ya que allá me lo impidieron los obstáculos tñecnicos.
Un beso hasta Argentina!
Te espero aqui próximamente; ¿hacia dónde nos conducirá este peregrino ahora?

Tuareg dijo...

Hermoso lienzo e interesante tema.
Gracias primeramnte por deleitarnos con tu pintura, tod@s somos peregrinos, todo,en los ideales, el cariño, la amistad, ella, la que está andando por la calle, la que te lee, a la que escribes, el ser humano que lucha por el mundo, la mujer y el hombre que.........ama. Asi que en el fondo haz hecho un cuadro universal, una parte de tu pintura es de todos , o todo. Hazlo tuyo.
Un beso mujer.
Un tuareg que escribe en las olas del mar, el sabe que las gaviotas lo leerán.

magaoliveira dijo...

Hermoso...simplemente hermoso. lo demás ya está dicho. Liz, un placer enorme disfrutar de tus creaciones. gracias mi amiga por las bellezas que compartes.

LIRIO dijo...

Sí, tuareg, todos somos peregrinos en esta vida.
Seguimos nuestra senda individual, que discurre en meandros caprichosos. Pero a veces en esos meandros nos encontramos almas afines con las que compartimos nuestra esencia. Y este trecho del camino, acompañados, es deleitoso y gratificante.
Y si bien cada quien tiene su sendero individual, también somos parte de lo universal. Lo más bonito es ir más allá de nuestra propia persona y salir al encuentro de los demás para fundirnos con el todo.
Un beso carmesí.

LIRIO dijo...

Gracias a ti, Maga, por venir a formar parte de esta pequeña comunidad y aportar tus bellas palabras y tus animadas vibraciones.
Mucho éxito con el Encuentro que estás organizando. Será todo un éxito (lástima no poder estar con ustedes en persona, pero lo estaré con el corazón).
Un abrazo peregrino

Rayuela dijo...

Te leo Lirio, leí aquí tu comentario! Tal vez el error te surja por entrar desde mi comentario.Si es así te lleva a un blog inexistente (eran mis inicios, y nunc logré abrirlo),entonces te dejo mi dirección, a ver si así podés volver a visitarme, sería un honor para mí!
Besos!

www.en_zigurat.blogspot.com

Ico dijo...

Es la primera vez que entro en tu nuevo espacio y me encantan tus cuadros y tu comentarios. Enhorabuena artista

LIRIO dijo...

Gracias, Ico.
Pues te espero aqui con los brazos abieros siempre que quieras cruzar estos umbrales y visitarnos. Estás en tu casa,
Un abrazo

Antonio Castellón dijo...

Amiga Liz, cada uno de tus cuadros es un "peregrinaje" por el mundo interior de los sentimientos, los anhelos y los sueños. Una ventana abierta al inconsciente colectivo, un umbral que nos seduce y nos invita a pasar, porque intuimos que más allá encontraremos algo de nosotros mismos, quizá algún retazo perdido, algún reflejo olvidado en los pasillos del tiempo.
Dices que somos peregrinos que vamos buscando nuestro destino... ¿Y si ese destino fuese precisamente el peregrinar mismo, sin una meta final, sino sólo saber encontrar el sentido de cada paso?
Peregrinos, caminantes sin salida ni llegada, abrazados a la espiral de lo infinito.

Un beso sin destino, amiga.

LIRIO dijo...

Antonio:

Son maravillosas las cosas que me dices. Me parece hermoso que el conocer mis cuadros te lleve a hacerte reflexiones como estas.
"Algún reflejo olvidado en los pasillos del tiempo"... qué frase tan bella.
Y sí, lo extraordinario es que yo también siento esas cosas al hacerlos y al contemplarlos. Una prueba fehaciente de la sincronía que se puede dar entre un pintor y sus espectadores. A fin de cuentas, una manifestación de que existe una comunicación real -aunque el medio sea "virtual"-.

Eso, ya en si, es digno de regocijo, ¿no crees?

Y con respecto a lo que dices de que lo importante es el peregrinaje en sí, el Camino, estoy completamente de acuerdo contigo. Como diría el viejo y venerable Lao-Tzé:no importa no alcanzar el Tao; quien está en el camino del Tao ya está en él.
Quedaremos, pues, abrazados a la espiral de lo infinito, en tanto compañeros de un trecho del sendero.
Un beso andariego

Isis de la Noche dijo...

...Pues sí... cada siguiente paso en este viaje es totalmente incierto... Nunca sabemos lo que el día nos puede traer.. Ahí está la aventura de seguir caminando..

Me ha encantado leerte y ver esta bella obra.

Y me ha dado ganas de seguir peregrinando, con el ánimo renovado, siempre renovado ;)

besos!

LIRIO dijo...

Isis:

Hay sabiduría en tus palabras. Conocimiento de la vida y sus enigmas...
Es muy saludable sentirse peregrinos que vamos a la búsqueda de algo desconocido, caminando con aplomo y fé. Lo contrario, sentarse "en sus laureles" y creer que se ha llegado a algún lado, es un error grave, porque nos impide seguir buscando e indagando.
Por ejemplo, yo ahora mismo no sé qué pintura subiré a continuación... pero escucharé atentamente a mi peregrino interno para dilucidarlo...
Hasta pronto, y te felicito por tu blog, el cual fui a leer hace rato.
Gracias por tu visita.

LeeTamargo dijo...

...Pinturas que cuentan cosas, que nos hacen reflexionar, además de deleitarnos con la belleza de su plasticidad. Me gustó en especial el marcado contraste que conseguiste con el color, Liz... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LIRIO dijo...

¡Hola, Lee!

Hasta ahora leo tu comentario.
Me ha dado mucha alegría que llegases hasta acá y visitases al peregrino. ¿Sabes? Este nuevo Blog es como un "viaje" que voy armando sobre la marcha. Y creo que por algo se me ocurrió subir este cuadro ese día, pues me planteé que todos somos "peregrinos" de esta vida . Hubiera sido una lástima que sólo hubieses mirado la última entrada...
Muchas gracias.

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

Liz:
Como dice aquella dicho popular:
“Arrieros somos y en el camino andamos”

También hay que tener en cuenta un pasaje de nuestra literatura: en la novela Pedro Páramo de Juan Rulfo, en el camino a Comala, en el segundo fragmento, el primer personaje con el que se encuentra Juan Preciado, es un arriero, que también es su medio hermano.