lunes, 13 de febrero de 2012

Mujer que reflexiona

Sin Título/ Sanguina sobre papel/ 60 x 40 cm

Vuelvo una vez más a lo esencial: el dibujo.
Para mi, es fundamental regresar siempre al dibujo ante cualquier crisis, ante cualquier tipo de acontecimientos que me hayan podido sacar de mi ritmo habitual. Esta vez fue el duelo por la muerte de un amigo, como mencioné anteriormente. Me pegó realmente muy duro, y me hundió el ánimo como nunca imaginé que lo haría. Y este estado ha durado un lapso bastante largo.


Llevo un tiempo con insomnios y malestares, que me ha alejado de mi quehacer acostumbrado. Me distraigo, me desconcentro y me abrumo: ando medio obnubilada. (Para colmo, la ola de frío nos tiene castigados).
Una buena amiga me vio deprimida hace poco, y me proporcionó unos chochos de medicina homeopática para sacarme de ese estado. Se lo agradecí de corazón, pero el resultado fue que me sentí muy agitada e inquieta, incluso me dio taquicardia. Me preocupé mucho...


Entonces, me dije: ¡es hora de retomar mi dibujo! Parece mentira que lo haya olvidado, con tantos asuntos ajenos que me ocupan, los problemas que me absorben, la economía tan precaria...
Y mientras dibujaba esta mujer que reflexiona  -que no es otra sino yo, aunque esté basada en una modelo- , reflexioné. Y caí en la cuenta de que, como siempre,  DIBUJAR o PINTAR es la mejor terapia que yo puedo hacer. ¿Para qué buscar otras medicinas o remedios? Trazando líneas, sombras y expresiones con mi lápiz, voy reconstruyendo el tejido de mi vida. Es como representar ante mi, en un simple trozo de papel, el mapa a seguir. 


Me siento agradecida de haber vuelto a encontrar mi camino. A veces, suceden cosas que nos alejan momentáneamente de él; son naturales y necesarias, y está bien darse oportunidad de experimentarlas. Pero nunca hay que olvidar el sendero que nos lleva a recorrer y realizar el cumplimiento de nuestra misión. ¿Cuál es la  tuya? La mía, definitivamente, es la pintura. Qué felicidad saberlo, ¡y ponerme a ello!


Entre mis reflexiones, pienso en el tesoro de la amistad: la existencia de seres afines que me inspiran confianza y con quienes hay un flujo de cariño desinteresado. 


Feliz Día de la Amistad a tod@s, mis querid@s amig@s virtuales. A ustedes van mis pensamientos.

4 comentarios:

Rayuela dijo...

la pérdida de un amigo es un hecho atroz. y es verdad, perdemos el rumbo cuando eso ocurre.
afortunadamente, vas volviendo.

impactante tu dibujo

mil besos*

LIRIO dijo...

Gracias Rayu
Mil besos para vos también, a quien tanto aprecio a la distancia.

Elizabeth dijo...

Feliz día Liz querida. Tu pincel le da sentido a lo vivido. Y aunque la muerte siempre sea devastadora, llega acompañada de renacimientos. Besos.

LIRIO dijo...

Dios lo quiera así, Eli querida.
Esperemos que se disipen las nubes oscuras para dar lugar al renacimiento de la luz, la alegría y el vigor.
Yo, entretanto, dibujaré y pintaré todo lo posible, pues sé que me hace mucho bien.
Gracias por tu presencia, en el cyberespacio y en mi corazón.