lunes, 28 de noviembre de 2011

Comienza el Adviento

"Salutación"/ Acuarela y estofado de oro sobre papel/ 34 x 24 cm

Ayer celebré el Primer Domingo de Adviento con mi familia. Fue hermoso hacer recuento de aquéllo que agradecemos en nuestras vidas. Cada quien iba enunciando algo de lo bello que tiene que agradecer levantando su copa, mientras todos brindábamos mirándonos a los ojos. Realmente, hubo viandas deliciosas sobre la mesa y bebidas suntuosas en las copas de la abuela. 


Si bien sabemos que hay crisis en todas partes, que la economía del país va de capa caída y que hay hambre en el mundo, es por ello un PRIVILEGIO poder unir fuerzas y bolsillos para lograr una fiesta así, y ¡claro que vale la pena hacerlo, aunque sea  muy de vez en cuando! No sabemos si seguiremos vivos, si gozaremos de salud o si estaremos juntos más adelante. ¿Quién puede asegurarlo? 


Lo más preciado es la unión emocional de la familia, dejando de lado rencillas o distanciamientos. Y si una buena mesa propicia esta unión, justificada está.


 Saludemos, pues, el principio del Adviento con gozo en nuestros corazones; levantemos nuestras copas con destellos de hermandad y amistad. Hagamos cada quien su parte para lograr una comunidad más justa, con respeto, trabajo y honestidad. Pero sobre todo, con amor y tolerancia.



¿Y qué música escogeremos? Propongo un fragmento  -el allegro por supuesto- del Concierto en Re Menor  para Oboe y Orquesta de  Alessandro Marcello, compositor italiano que vivió de 1669 a 1747. Nació en Venecia, y destacó tanto en composición musical como en poesía, filosofía y...¡ matemáticas!  Vaya que era un hombre virtuoso . ¿Quién puede hoy día declarar que su formación es así de completa?



2 comentarios:

Eli dijo...

Tu vocacion de angel nos inunda de alas. Alli donde el paisaje nos difumina, tu lienzo se encarga de recrearnos. Ninguna caida es permanente cuando tu mano nos acompaña, dí gracias a Dios en Thanksgiving por tu presencia infinita en cada sueño que mi voz enmarca. Mil bendiciones Liz querida.

LIRIO dijo...

¡Pero si el ángel eres tú, Eli!

Cada cosa que escribes es como salida de algún resquicio celestial en esta tierra.
Gracias por posar tu mirada en mi. Eres como un tesoro.
Cuídate y... Feliz Adviento: que anuncie el advenimiento de puras cosas buenas para ti, tu familia, para el planeta entero.
Besitos azules