lunes, 22 de noviembre de 2010

Bendita Rutina


"Dos Orquídeas"/ Pastel sobre papel/ 30 x 50 cm

Tras loco vuelo, aventuras mentales y físicas, e intenso trabajo artístico, intelectual y social, vuelvo a mi entorno de siempre. ¡Bendita rutina!
Es bello salir de paseo -acabo de pasar 10 días en el mar, hermosos- y es maravilloso presentar una Exposición de 60 obras, producto de mis búsquedas de los últimos años. Sí: realmente es algo grandioso, de lo que más agradezco a la vida...

Ah, pero volver a mi vida cotidiana, finalmente contemplar mi jardín en silencio y regresar a mi vida cibernética, CON TOD@S USTEDES, es también una gozada.

Me preguntaba: ¿con qué re-abriré mi blog, tras tanta ausencia de las redes? Debe ser algo sencillo, elemental y puro. Y fue así que encontré estas dos orquídeas, creciendo a la orilla de un estanque aquí, en mi pueblo de siempre. Dos flores que, cerca de la tierra, comienzan a desplegar su vida, su vida interior como exterior. Así me siento yo, hoy. Y les comparto mi sentimiento y mi pensamiento: cuando no sepamos cómo continuar un camino incierto, volvamos a lo más básico.

Mis sencillas flores, en sus trazos puros y naturales, nos hablan de un nuevo comienzo. Se cerró un ciclo, pero se abre otro. Como sucede en todas las cosas de la vida.

Es como volver a empezar.


10 comentarios:

Rayuela dijo...

llego,Liz, hacia tus orquídeas.voy descalza, siento la humedad y la frescura del estanque cercano...y la vida es bella!

mil besos,querida, y buen regreso!*

LIRIO dijo...

Es cierto, Rayelita, la vida es bella.
Y una de las cosas que la hacen bella es tu presencia, siempre amable y empática. Al leerte, casi percibí el olor a tierra en mi cuadro, ¡y no lo había sentido antes!

Un beso que vuela hasta la Argentina

ROBER dijo...

Una suerte la tuya Liz, que hayas vuelto de tus vacaciones en el mar que siempre nos fascina, y más suerte reencontrate con lo que te gusta en el quehacer diario, tus pinturas. Las recuerdo, te recuerdo, y es un placer volver a estar en contacto. No conocía tu blog, que recuerde, pero a partir de este momento seguiré tus pasos con mucho gusto.
Un abrazo amiga,
roberto

LIRIO dijo...

Roberto:
Seas bienvenido a este Umbral. Aunque haga mucho tiempo que no sabemos uno del otro, te recuerdo bien, siempre tan ameno y dulce.
Un abrazo muy grande

Antonio H. Martín dijo...

Me alegro mucho de tu vuelta, querida Liz.
Esa bendita rutina cotidiana es como el refugio, el hogar, donde nos encontramos más a gusto. Es muy bueno, como dices, salir de paseo, conocer otros lugares y vivir otras experiencias, pero el propio hogar, con sus cosas personales y su cuidado jardín, es donde nos recargamos de energía.

Un abrazo, desde el árbol azul, y ¡bienvenida!

LIRIO dijo...

Tú siempre me entiendes bien, Antonio. No me extraña... por algo eres mi "Hado Padrino".

Tras experimentar la cúspide profesional de mis esfuerzos, en la presentación pública de mis cuadros; tras recibir reconocimientos que me llenaron de satisfacciones y la sensación de "misión cumplida"; tras estar en los reflectores artísticos y sociales; es decir, tras salir al escenario (cosa que me siento obligada a hacer periódicamente, pues es una etapa necesaria en mi trabajo), es fascinante volver a mi silencio interior, mi quietud familiar, mi ámbito doméstico. Con mis pájaros, mis rosas y mi computadora personal, soy plenamente feliz.
El paseo por la playa fue también algo precioso: estar ante la magnificencia del Pacífico y sus hipnotizantes olas, exponer mi piel al sol para lograr un bronceado padrísimo que llevaba años sin tener, respirar el aire marino con sus sales minerales, ver albatros y pelícanos surcando el cielo, todo ello fue fantástico. No lo niego, y vivo agradecida por ello. Pero volver a mi terruño personal, mi espacio cotidiano, también me llena de felicidad. Entre otras cosas, porque vuelvo a contactar con ustedes, mis almas afines que habitan el espacio tan especial de lo "virtual", pero de aquélla parte de lo virtual que es más cercano y entrañable.

Muchos besos de noviembre, ahora que está por terminar.

cristal00k dijo...

Siempre Lennon, para finalizar o comenzar...
Me alegra verte feliz, Liz.

Eli dijo...

Seres con tu magia, Liz querida, transforman cualquier rutina en aventura. Y conforme crece la pintura, el paso avizora patria. La fiebre funda ventanas, cuando el párpado descansa. La noche lee la escritura que tus pinceles desatan. Mil besos.

LIRIO dijo...

Hola, cristalook.
Sí: Lennon siempre, y especialmente ahora que se acerca el aniversario de su muerte: a mí nunca se me pasa un 8 de diciembre sin recordarlo.
Gracias por acordarte de mi, en tu ocupadísima agenda, Amiga.

Feliz mes de fiestas, y por ahí nos vemos

LIRIO dijo...

Eli:

Un verso tuyo, como siempre, hace volar a mi espíritu.
Y si se refiere a mí, como ahora, ya te imaginarás lo que representa en mi corazón.
Gracias por este comunicado, como todos los demás, que contribuyen a mi felicidad.
Espero hayas pasado un Thanksgiving esplendoroso con toda tu hermosa familia.

Mil besos